ANÁLISIS

Recetas para romper el círculo vicioso

Los ecos de la crisis iniciada en verano han reverberado con intensidad. Aunque resulte obvio decir que la crisis de agosto no iba a ser gratuita, esperábamos que algunos de sus efectos más cercanos no se repitieran; en particular, que el comportamiento del mercado interbancario se normalizara en gran medida y que, por ende, las tensiones de agosto no se reprodujeran con la misma intensidad.

Sin embargo, no ha sido así. El mercado de asset backed commercial paper (ABCP) sigue desplomándose, el mercado de CDO sigue virtualmente estrangulado, las entidades financieras sufren las tensiones derivadas de no encontrar quien financie sus SIV o vehículos de crédito estructurado. No es sólo el problema de los flujos de caja asociados al vehículo, sino la financiación de los mismos. Para buscar soluciones y romper el círculo vicioso creado son varias las iniciativas que se han tomado. En primer lugar, las actuaciones de los bancos centrales: asegurar la estabilidad del sistema financiero es una de las tareas. Para su logro están abasteciendo el sistema de liquidez suficiente.

En segundo lugar, vemos iniciativas gubernamentales más o menos reseñables, pero que suman en positivo. Así, lo que podríamos llamar Plan Paulson, consistente de forma sencilla en poner un límite al tipo de interés en algunas revisiones hipotecarias. Hasta ahora, y estimada una tasa de morosidad del 25% en este segmento hipotecario, el tamaño del 'agujero' se elevaría a 340.000 millones de dólares. El Plan Paulson ayuda a controlar que este número crezca.

Por último, tenemos las iniciativas privadas. El anuncio al poco tiempo del inicio de la crisis de la creación de un superfondo por parte de algunos de los bancos más afectados al objeto de comprar única y exclusivamente algunos de los activos dañados es una acción positiva. ¿Qué consigue este superfondo? Dar precios más cercanos a la realidad en crédito estructurado de lo que estamos viendo y aliviar a las entidades más apuradas. Sea como fuere nos parece positivo. La suma de éstas y otras iniciativas ayudará, junto al paso del tiempo, a que se tranquilice el actual mercado.

Juan Luis García Alejo. Director de análisis y gestión de Inversis Banco