Carina Szpilka

'La morosidad en el banco se puede contar con la mano'

De origen argentino, Carina Szpilka, de 39 años, ha dedicado su vida profesional a la gestión de canales alternativos. Casada y con tres hijas, ahora afronta un nuevo reto en ING Direct

Acaba de ser nombrada directora general adjunta de ING Direct en España y afronta este desafío con la ilusión del primer día (es la empleada número tres del banco). 'Son unos cambios que nos pedía la organización por tamaño. Somos ya más de 700 profesionales', explica. Esta licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales, se incorporó a la entidad en 1998 como responsable de atención al cliente, después de haber pasado por Banco Santander, Santander Investment y Argentaria. En 2004 fue designada directora general de la Hipoteca Naranja y, a partir de ahora, su función será coordinar el día a día del negocio en España.

Las entidades están cerrando el grifo en créditos. Sin embargo, ING Direct contraataca con una hipoteca al euríbor más el 0,29%...

Son condiciones para los clientes que tienen la cuenta nómina. Desde que lanzamos las hipotecas hemos ganado cuota. Hemos sido muy conservadores al autorizar el riesgo y tenemos una cartera absolutamente saneada (ésta asciende a 6.100 millones de euros). No queremos aprovechar una coyuntura de mercado, sino continuar el sendero que habíamos marcado. Queremos consolidar nuestra hipoteca como la mejor. El 0,29% es para clientes que nos ven como su banco principal. Sabemos cuál es su comportamiento y lo que podemos ofrecer sin riesgos.

¿Les preocupa la morosidad?

Estamos absolutamente tranquilos. No tenemos morosidad. Los impagos los contamos con la mano. Decidimos empezar un negocio hipotecario con una cartera muy saneada. Eso nos está beneficiando en el sentido de que ahora no estamos sufriendo.

¿Qué opina de la reciente reforma hipotecaria?

La ley beneficia baja el máximo de comisión para las subrogaciones, del 1% al 0,5%, y reduce algunos de los aranceles notariales y registrales. Todo lo que abarate el coste para el consumidor y el cambio de hipoteca es fantástico. Respecto a los plazos y complejidad del proceso, todavía no sabemos qué va a pasar. Confiamos en que los colectivos que intervienen se vuelquen en que sean ágiles, rápidos y eficientes. Sobre la posibilidad de que el banco pueda igualar una oferta de la competencia, apelamos al sentido común. Nos preocupa muchísimo que se pueda valorar en su conjunto. El tipo de interés es relevante, pero con todos los productos que te obligan a contratar el coste final puede subir. Nuestra hipoteca no obliga a suscribir seguros de vida, ni tenemos un interés superior el primer año. Con la ley, no sabemos cuál va a ser la referencia: si el diferencial o el TAE. Además, el mercado se divide en préstamos hipotecarios y créditos. Los segundos están fuera de esta ley; no sabemos qué va a ocurrir.

¿Lanzarán una hipoteca a tipo fijo?

No tenemos una hipoteca a tipo fijo, pero sí damos a los clientes la posibilidad de asegurarse el tipo de los tres primeros años y después renovarlo. Es un producto con una aceptación cada vez mayor. Ahora este tipo estable está en el 4,9% y su contratación es gratuita.

ING ha completado su gama de productos con los créditos personales. ¿Cuál va a ser el siguiente paso?

Siempre hemos lanzado los productos que nos han demandado los clientes. Se ha dado un paso muy importante con la transformación a banco principal que supuso el lanzamiento de la Cuenta Nómina, donde tenemos ya 185.000. Los créditos personales eran otra demanda. Hemos cerrado el círculo y somos un banco completo. Eso sí, seguiremos escuchando. Estamos explorando la posibilidad de sacar algo en fondos. Por ahí van los tiros.

Estrategia. 'Seguiremos dando la máxima rentabilidad'

El buque insignia de ING es su Cuenta Naranja, un producto remunerado al 4,5%, una de las más elevadas del mercado. El banco online quiere mantener su vocación de 'dar la máxima rentabilidad' a los clientes y evitar sumarse al carro de ofertas puntuales.

La batalla del pasivo se ha recrudecido. ¿Va a entrar ING en esta guerra?

Este año decidimos salirnos del depósito a un mes para volver a consolidar la Cuenta Naranja como nuestro producto. Lo hacemos así es porque estamos convencidos de que es la mejor oferta para nuestro cliente. Aquí hay absoluta libertad de mover el dinero y si encuentran una oferta puntualmente que le atraiga más... La competencia siempre nos ha parecido sana. Queremos que éste sea el sitio de vuelta natural del dinero.

La competencia les ha imitado con cuentas remuneradas o la supresión de comisiones. ¿Qué van a hacer para seguir líderes?

Seguir siendo como somos. Hay ofertas que puntualmente pueden parecer más atractivas, pero no suelen ser permanentes. Que siempre y sin condiciones sean los que te estén dando más por tu dinero no vas a encontrar ninguno. Hay bancos que están trabajando en el territorio de las comisiones, pero cuando bajas al detalle pasa lo mismo. No cobran comisiones de servicio, pero sí por otra serie de cosas. Ojo! Y con todo el respeto.

Ahora ya son un banco completo, ¿el siguiente paso será pedir ficha bancaria?

Es una decisión del grupo y así seguirá siendo.

Contáis con dos megaoficinas en Madrid y Sevilla. ¿Os planteáis abrir más?

En el primer trimestre de 2008 abrimos la de Sevilla. Son lugares a los que el cliente acude en momentos especiales de su relación bancaria. Estamos viendo que es así para los productos para los que estaban pensadas, como la hipoteca o los productos de inversión. Se están cumpliendo las expectativas. En Madrid, la experiencia ha sido muy buena. Pero la vocación no es convertirnos en un banco de sucursales.

'El impacto de Afinsa está pasado y superado'

El escándalo de los sellos de Afinsa y Fórum Filatélico se cobró hace un año y medio algunas víctimas involuntarias, como ING Direct que sufrió la retirada de unos 1.500 millones de euros en depósitos en unas semanas. A pesar de tratarse de entidades supervisadas por el Banco de España, la banca online fue objeto entonces de insistentes rumores. 'Es una cosa absolutamente pasada y superada', señala Carina Szpilka, que se define como una de las personas que cree que 'las dificultades te hacen más fuerte'.

La directora general adjunta de ING Direct asegura que el banco no puso en marcha ninguna iniciativa especial para tratar de recuperar la confianza de los clientes, sólo seguir siendo los mismos. 'El tiempo te da la razón. El cliente tiene libertad absoluta en este banco de mover su dinero donde quiera y disponibilidad absoluta. El hecho de que nueve años después seguimos siendo líderes nos da la razón. Hay una cosa que también es única y es la reacción de la gente que trabaja aquí. Somos unos convencidos', sentencia.