Hoteles

High Tech da entrada al presidente de Santa Lucía y al primer accionista de Duro Felguera

High Tech Hoteles ha cerrado una ampliación de capital de 55 millones de euros que supondrá dar entrada en su accionariado, entre otros, al presidente de Seguros Santa Lucía, Carlos Javier Navarro, que participa con el fondo de inversión privado Edificio Miño, y al principal accionista de Duro Felguera, Gonzalo Álvarez Arrojo, a través su patrimonial Inversiones El Piles.

Esta inyección de recursos servirá para financiar el crecimiento de la compañía hotelera que prevé duplicar su número de establecimientos en los próximos tres años.

A la ampliación se han sumado también Dinamia Capital y Nmás 1, ya presentes en High Tech, que aportarán 30 millones, el grupo inmobiliario de origen sueco Oilex Company AB y Berquet. Estas dos últimas sociedades, junto con Carlos Javier Navarro y Gonzalo Álvarez Arrojo, han aportado 25 millones de euros a los fondos propios.

La entrada de estos inversores en el capital social de High Tech Hoteles supone que en el nuevo reparto accionarial, Dinamia y Nmas1 tendrán el 26% del capital cada uno, cuando antes ostentaban el 60% en conjunto, al suscribir sólo una parte de la ampliación.

El equipo directivo, que ha acudido a la ampliación, contará con el 26,2% frente al 40% actual. El fondo Piles dispondrá del 10%, Edificio Miño el 6, 5%, Oilex el 5% y Berquet el 0,27%.

La compañía asegura que con esta nueva inyección de recursos, 'obtiene fondos suficientes para afrontar su segunda fase de expansión, y para seguir en la línea de crecimiento continuo que hasta ahora ha llevado la cadena hotelera'.

En su plan de crecimiento se ha propuesto duplicar el número de hoteles operativos, frente a los que tiene en la actualidad que son 40.

Estos establecimientos están repartidos por varias ciudades españolas, especialmente Madrid, donde ha cerrado ya 26 contratos, y pretende extender sus tentáculos a otras capitales.

Además, con esta operación, High Tech se afianza en su objetivo de fortalecer el núcleo duro a fin de estrenarse en Bolsa, muy posiblemente a finales del año que viene o principios de 2009.

La empresa paralizó su proyecto de salir al cotizar hace unos meses debido a la incertidumbre del mercado y a la falta de acuerdo en el precio. Sus responsables dicen que volverán a la carga en su propósito cuando la coyuntura económica así lo aconseje.