Mercados

Los expertos apuestan por Telefónica como valor refugio

Telefónica gusta a los expertos, que sopesan los cambios en la cúpula directiva y señalan el tirón del 36,97% que acumula en el año.

Telefónica se ha convertido en la sensación de la Bolsa española en 2007. Sube un 36,97% y va camino de cerrar su mejor ejercicio desde 1999, cuando ganó el 104%. Algo que pocos hubieran soñado a principios de año cuando el sentimiento sobre el valor era bastante más conservador.

La situación cambió drásticamente tras la celebración del día del inversor el 11 de octubre. Los planes presentados por la operadora gustaron y el evento sirvió para disparar la cotización de la acción. La pregunta por resolver es si podrá o no mantener la trayectoria alcista.

Los expertos consideran que le quedan varios trimestres de resultados excelentes que ayudarán a la acción, pero está por ver si cumple a largo plazo. El consenso opina que está bien valorada a los precios actuales pero reconocen que mientras el mercado siga volátil puede seguir fuerte.

TELEFÓNICA 6,28 2,18%

'Le queda poco recorrido pero de cara a 2008 se va a seguir apostando por los valores grandes', resume Juan José Fernández-Figares, de Link Securities. 'Para un inversor a largo plazo creo que hay opciones más interesantes', asegura Nahum Sánchez, de Caja Madrid Bolsa. 'A los precios actuales no es un chollo pero crece más y mejor que otras del sector. No está barata ni cara pero si sube a 26 euros habrá que pensar en vender', reconoce Alicia Jiménez, de Self Trade.

Telefónica tiene todos los ingredientes para capear el temporal que se avecina en las Bolsas. Es un valor muy líquido, ofrece una rentabilidad por dividendo del 3,41%, el equipo gestor ha demostrado su capacidad para conseguir resultados y tiene un flujo de caja recurrente. Características muy apreciadas en tiempos de inestabilidad como el actual, donde crece la apuesta por valores grandes y con negocios estables.

La crisis subprime puso en evidencia esta tendencia cuando el pasado verano, en medio de las turbulencias financieras, los inversores se deshicieron de valores bancarios y cíclicos para apostar por Telefónica. Otro motivo más detrás de su buena evolución este ejercicio.

La empresa se enfrenta a pocos nubarrones, aunque en el medio plazo tendrá que salvar dos obstáculos importantes. Primero deberá probar que la reciente reestructuración de la cúpula directiva no será un impedimento para cosechar buenos resultados. Los cambios han generado cierto recelo entre los expertos. 'La salida de Viana-Baptista debería preocupar a los inversores', comenta Dresdner Kleinwort. 'No tenemos ninguna queja sobre el ascenso de Linares pero nos preocupa que la salida de Viana tenga un impacto en la cotización', añaden desde Citi.

El tiempo dirá si los cambios frenan o no la capacidad de éxito de la operadora. Una empresa que ha logrado ganarse al mercado gracias al ambicioso plan financiero presentado en octubre, la promesa de un euro de dividendo en 2008 -un año antes de lo esperado- y una estrategia basada en 'compras selectivas' sin renunciar a reducir la deuda. Promesas acompañadas de unas cifras más optimistas aún de lo esperado, como por ejemplo el compromiso de obtener un beneficio por acción de 2,304 euros hasta 2010.

A la espera de que pueda cumplir o no sus objetivos a largo plazo, la avalancha de recomendaciones que ha recibido la operadora en las últimas semanas y las revisiones al alza de precios objetivos reflejan la confianza del mercado. 'A Telefónica le ha costado que creyesen en ella. La política de adquisiciones no estaba clara pero el día del inversor presentó ideas claras en cada sector y gustó mucho', explica Sánchez.

El otro gran revulsivo para la acción han sido los resultados que presentó a mediados de noviembre. Los más optimistas esperaban un beneficio cercano a los 7.000 millones de euros y al final casi roza los 8.000 en los primeros nueve meses. Todo ello gracias a cerrar entre junio y septiembre el mejor trimestre de su historia.

Un cúmulo de circunstancias que han permitido a la acción pasar de los 19 euros de mediados de octubre a superar los 22. Este recorrido sitúa a la compañía en niveles de agosto de 2000, aunque aún lejos del máximo histórico de 28,7. Los expertos, eso sí, aún creen que tiene recorrido hasta los 24,7 euros, al menos ese es el precio objetivo medio recopilado por Bloomberg.

Claves. Retos y virtudes de la operadora

La entrada de Telefónica en Telecom Italia y la designación de ejecutivos afines a la española confirma la buena gestión de la compañía, a la espera de ver las sinergias finales.

Las perspectivas de Latinoamérica son para Germán García-Bou, de Ahorro Corporación, uno de los elementos diferenciadores de la compañía. Otros, sin embargo, temen los efectos en la región de la desaceleración.

Previsiones demasiado agresivas. Algunos analistas dudan que pueda cumplir todos los objetivos anunciados.

La desaceleración preocupa. La menor construcción de viviendas, la previsible menor entrada de inmigrantes, la competencia en el sector y la presión regulatoria para que bajen los precios del ADSL son algunos riesgos a largo plazo.

Las compras de acciones por parte de ejecutivos de Telefónica se ve como un voto de confianza del equipo gestor.

Los cambios en la cúpula directiva generan recelo como primera lectura.