Mercados

Golpe de mano insuficiente

Los inversores han acogido con escepticismo la concertación de los bancos centrales para inyectar liquidez al sistema financiero. El Ibex cierra la semana con un retroceso del 1,54%

L a volatilidad no remite. No, mientras la incertidumbre sobre el alcance de la crisis subprime siga amenazando al sistema financiero. La semana ha estado plagada de referencias e indicadores que, lejos de aplacar la desconfianza, la han acentuado. El último dato, el índice de precios al consumo de Estados Unidos, volvió el viernes a despertar el recelo de los inversores.

En un escenario nada claro sobre la probabilidad de que la economía estadounidense entre en recesión, lo que menos quiere escuchar el mercado, ávido de rebajas de tipos, es que el IPC estadounidense registró en noviembre la mayor subida en dos años debido al alza del precio de la energía. Las Bolsas estadounidenses abrieron el viernes claramente a la baja, y las plazas europeas, algo más erráticas, dieron muestras de indecisión. También en Europa se conoció el dato de inflación de noviembre, el peor registro desde mayo de 2001.

Sin una tendencia clara, el Ibex 35 cerró con un avance del 0,49%, hasta 15.575,7 puntos, gracias al tirón de BBVA (+1,42%), Santander (+0,41%) y Acciona (+2,32%). En el mercado de divisas, el euro cayó con fuerza y se intercambiaba el viernes por menos de 1,45 dólares, el nivel más bajo desde noviembre.

El saldo semanal es negativo. El Ibex 35 ha caído un 1,54% y ha cerrado la peor semana desde mediados del mes de noviembre. No ha sido una semana fácil, a pesar de los esfuerzos de los bancos centrales por devolver la confianza a los inversores. El martes, la Reserva Federal de EE UU rebajó los tipos de interés un cuarto de punto, hasta el 4,25%; decisión que no aplacó el apetito de liquidez del mercado. Los inversores querían una rebaja de 50 puntos básicos y dejaron patente su disconformidad: Wall Street cayó el martes más del 2%. Y el viernes el S&P bajó un 1,3%

El miércoles, los bancos centrales de EE UU, zona euro, Reino Unido, Suiza y Canadá anunciaban una acción concertada para inyectar liquidez, en un golpe de mano encaminado a devolver la confianza al sistema financiero, donde la falta de liquidez, por la desconfianza entre entidades, ha elevado el riesgo de recesión económica.

A pesar de un primer momento de euforia, las Bolsas terminaron reaccionando con escepticismo, lo que explica el retroceso semanal de los principales índices mundiales. 'A comienzos de semana apostábamos por un pequeño rally de fin de año en las Bolsas, pero el anuncio de los bancos centrales ha sido como un jarro de agua fría, porque es un síntoma de que la situación es peor de lo que parecía', afirma Alberto Roldán, director de Análisis de Inverseguros. De hecho, los índices interbancarios apenas han remitido después de la concertación de los bancos centrales. El viernes el euríbor a tres meses seguía cerca del 5%, casi 100 puntos sobre los tipos de interés oficiales del BCE.

'El tiempo juega a favor porque sabemos que la incertidumbre tiene fecha de caducidad, el primer trimestre de 2008, cuando los bancos publiquen los resultados del ejercicio 2007 y se vea cuál es el alcance de la crisis hipotecaria en el sector financiero', afirma Víctor Alvargozález, presidente de Profim, firma de asesoramiento en fondos. 'Sin embargo, ahora es necesaria más agresividad en las bajadas de tipos'.

Claves de la semana. Alianza de los bancos centrales

Tipos: La Fed rebaja los tipos de interés un cuarto de punto; cuantía insuficiente para los inversores.

Liquidez: Los mayores bancos centrales se unen para inyectar liquidez al sistema. El mercado opina que el alcance será limitado.

Banca: Citigroup es el último banco en asumir en su balance deuda de sociedades de inversión atrapadas por la crisis. Los resultados de la banca hasta diciembre serán claves para que la confianza regrese al mercado.

Quienes fueron a la OPS de Renovables ya ganan dinero

Los más de 300.000 pequeños ahorradores que acudieron a la mayor colocación de la Bolsa española ya cuentan con plusvalías latentes en su inversión. Después del mal trago que sufrieron durante el debut del jueves, cuando concluyó la sesión a 5,15 euros y llegó a caer un 6,2%, Iberdrola Renovables logró cerrar la semana a 5,50 euros por acción tras dispararse un 6,80%.

A partir de las 16.30 horas del viernes, al compás que marcaba el resto del mercado, el gigante de la energía verde comenzó a escalar posiciones, logrando cerrar un 3,77% por encima de los 5,30 euros a los que fue colocado. Con todo, desde Dexia confirman que la filial ecológica de Iberdrola goza de un potencial de subida 'muy atractivo'.

Los brókeres más compradores el viernes fueron M&B Capital Advisers, con compras netas por 26,46 millones de euros; UBS, por 20,17 millones; e Interdín, por 20,95 millones. En el otro lado de la balanza, los intermediarios de Morgan Stanley, Santander y BBVA -coordinadores de la OPS- fueron los mayores vendedores netos, al deshacerse de acciones por 24,8, 26,0 y 19,1 millones de euros, respectivamente.