5d Inversión

Un año para invertir con pies de plomo

Diversificación, grandes valores y buen dividendo, recetas para el año que viene

La Bolsa española está a punto de cerrar un ejercicio de infarto que ha tenido a la crisis subprime como principal protagonista. Un entorno cargado de incertidumbres y altibajos que no ha impedido al Ibex anotarse un 10,1%. Pero el ciclo se agota; si a comienzos de 2007 ya se empezaba a hablar de signos de fatiga, el momento actual deja poco margen para sorpresas, si acaso éstas vendrán por el lado negativo, pues aún no se conocen los efectos finales de la crisis crediticia. Así, después del quinto año consecutivo de ganancias y, dado que los ciclos no son eternos, los expertos prevén un 2008 muy complejo y volátil, con marcadas diferencias entre valores.

Prueba de la compleja situación del mercado es que, a diferencia de otros años, pocos expertos se ofrecen a dar objetivos de Ibex para 2008. ¿Se confirmará la esperada desaceleración global o habrá que prepararse para la recesión? Mientras unos hablan de un ejercicio bursátil que irá de más a menos, otros auguran precisamente lo contrario, un mal inicio de año que mejorará en la segunda mitad.

Lo único que está claro a ojos de los expertos es que las oportunidades se han reducido, especialmente en la Bolsa española, uno de los índices demejor comportamiento relativo en los últimos ejercicios. Si este año la subida ha estado capitaneada por un puñado de compañías, se espera que en 2008, los inversores vuelvan a decantarse por una selección muy específica tanto de valores como de regiones concretas.

Los valores pequeños y medianos, estrellas de los mercados en un pasado reciente, tendrán dificultades para cerrar un buen 2008, un año en el que priman las apuestas por valores grandes y líquidos, con un perfil más conservador.

La restricción del crédito no se prevé que desestabilice el mercado mucho más de lo que ya está, siempre y cuando las actuaciones de los bancos centrales realmente logren restablecer la confianza en el sistema y evitar una recesión en EE UU, lo que no es poco. En esta línea, las carteras para 2008 huyen de valores con alto endeudamiento.

Los expertos continúan destacando ­como todos los años­ a la renta variable como el activo de inversión preferido, si bien la tradicional coletilla de la falta de alternativas pierde fuerza. La guerra del pasivo ha llevado a muchas entidades financieras a ofrecer depósitos a corto plazo a tipos muy atractivos que empiezan a presentarse como otra opción. Y es que para ganar dinero en 2008 hay que apuntar muy bien. Puestos a sobreponderar liquidez como aconsejan algunos expertos al menos a corto plazo, los depósitos dan un buen rendimiento. Otro consejo repetido es la necesidad,mayor que en otros años, de diversificar y rotar la cartera con agilidad, por lo que dejar la gestión en manos de profesionales no parece mala idea.

La buena noticia es que abunda la opinión de que la Bolsa no está cara. Al menos eso reflejan los precios objetivos que maneja el consenso para los valores del Ibex. Según datos de JCF, si todo el Ibex alcanzase su nivel objetivo, la Bolsa alcanzaría los 17.714 puntos, lo que implica un alza del 13,7%. Eso sí, ante el tirón de Telefónica este año, responsable demás de la mitad de la subida, y su menor potencial adicional, así como la escasa confianza que generan los bancos en el momento actual, la oferta de valores que grandes, sólidos, con negocios recurrentes y rentabilidades por dividendos elevadas se reduce sustancialmente. Quizá sea el momento de mirar a otras regiones. EE UU en general gusta más que Europa, los emergentes dan algo de miedo por su escalada vertical en 2007 y los más arriesgados pueden encontrar una apuesta fuera de consenso en Japón.

Hacia un mercados electivo y volátil

El panorama bursátil que se avecina está cargado de nubarrones. A falta de conocer el impacto final de la crisis subprime, los expertos aseguran que sus efectos seguirán muy presentes en 2008 ymarcarán en buena medida el devenir de los mercados. De momento, la opinión mayoritaria confía en un escenario de desaceleración económica compatible con otro ejercicio de subidas bursátiles. Eso sí, los expertos prevén un mercado muchísimo más selectivo y volátil donde la clave estará en ver si los crecimientos de beneficios esperados se pueden confirmar.

Es la opinión dominante de seis expertos reunidos en un desayuno de trabajo organizado esta semana en la sede de CincoDías en Madrid. Representantes de Atlas Capital, Abante, JPMorgan AssetManagement, Inversis, Oddo Securities y Citi acudieron a la cita para exponer su visión sobre el mercado de cara al próximo ejercicio. Nadie quería hablar de cifras concretas. La clásica previsión de ganancias bursátiles de un 10%, recurrente en los últimos años, es cosa del pasado. A diferencia de ejercicios anteriores, la unanimidad entre los expertos brilló por su ausencia, si bien hubo un denominador común: el ciclo alcista bursátil se agota y las perspectivas para la Bolsa española no son muy halagüeñas en comparación con otros mercados. Ahora bien, lo difícil en Bolsa no es acertar lo que pasará sino cuándo, y los expertos no se ponen de acuerdo sobre el carrete que le queda al ciclo alcista de 2003.

Una pregunta clave es si la Bolsa, a un paso demáximos pese al rosario de problemas que la acosan, está cara. Para algunos expertos como Pablo García, de Oddo Securities, ¢elmercado descuenta unas expectativas de beneficios demasiado optimistas para el entorno de desaceleración económica que se avecina¢. Otros, como Jordi Padilla, reconocen que ¢la posibilidad de un cambio de ciclo bursátil es cada vez más alto, pero encuentran que las valoraciones relativas no son excesivamente altas, con el PER medio de la Bolsa española en las 14 veces frente a las 12 veces del resto de Europa, debido a la importante expansión de resultados empresariales que ha acompañado a los años alcistas¢.

Las previsiones de beneficios que maneja el consenso hablan de unos crecimientos del entorno del 10% para 2008, que se verán reducidas hasta niveles entre el 3% y el 5%, según García, motivo que le lleva a pensar que las Bolsas no podrán aguantar ese deterioro en los niveles actuales, pues duda que se paguen ratios más exigentes. Una opinión que no comparten todos los analistas.

La mayoría coincide al señalar que crecimientos de beneficios de un dígito son más razonables en el escenario incierto que se avecina. ¢Las mejoras del resultado no serán exageradas, pero sí suficientes para que la renta variable sea el activo que ofrezca la mejor combinación entre rentabilidad y riesgo en los próximo 12 o 18 meses aunque es cierto que la eficiencia de este activo va a ser más pobre en los próximos meses¢, añade Gustavo Trillo, de JPMorgan AM. ¢Puede haber una expansión de múltiplos que el mercado acepte, siempre que sean valores líquidos, pero es cierto que la Bolsa ya no compensa tanto como otros activos sin riesgo¢, añade Padilla. La principal amenaza es precisamente que esa esperada desaceleración se agrave y llegue una recesión. Un escenario que impediría que los países emergentes compensaran el menor crecimiento mundial y daría al traste con todas las previsiones de beneficios.

De momento, el optimismo moderado abunda. La clave está en ver si es posible combatir una crisis de confianza considerada ¢muy grave¢ por todos los expertos y consecuencia del tsunami subprime. ¢Los bancos centrales tienen herramientas suficientes. No creo que lleguemos a un escenario horrible¢, comenta Joaquín Casasús, socio director general de Abante.

La situación se presenta compleja. Que los bancos sigan sin querer prestarse dinero es serio. Sin embargo, las últimas medidas políticas apoyadas por el Gobierno de EE UU, las intervenciones de los bancos centrales, así como las iniciativas privadas se ven con buenos ojos desde la industria. ¢No creo que sea el fin del sistema financiero como lo conocemos. El problema es que reconstruir la confianza va a llevar tiempo, y que nos deja un compañero de viaje incómodo para la construcción de carteras, que es la volatilidad¢, dice Juan Luis García Alejo, director de análisis de Inversis.

Otros factores ayudarán a quitar presión. ¢El precio del crudo va a favorecer a las Bolsas. En los próximos seis meses esperamos una caída hasta los 75 dólares¢, asegura José LuisMartínez, estratega de Citi. La conclusión: viene un año muy complicado y la Bolsa pierde atractivo. La volatilidad hará que el retorno entre la rentabilidad y el riesgo disminuya. Los inversores ya no invertirán en cualquier cosa. Los valores grandes, líquidos, con rentabilidades por dividendo recurrentes y poca deuda son los favoritos. En definitiva se avecina un año en el que elegir bien la cartera resultará decisivo por que ya no habrá subidas en bloque.

CLAVES Factores a tener en cuenta en un ejercic

LA BANCA

La compleja situación que atraviesa la banca es una de las grandes incógnitas a resolver el próximo ejercicio. Una vez se cierren y auditen las cuentas anuales el espacio para noticias negativas dentro del sector se reducirá sustancialmente. De momento, las pérdidas conocidas relacionadas con la crisis subprime alcanzan los 75.000 millones de dólares y se teme que aún queden otros 300.000 millones más por aflorar. La buena noticia es que una vez pase lo peor sólo queda espacio para sorpresas positivas. Lo malo es que de momento, la falta de liquidez en el sistema está obligando a las entidades a pelearse entre sí para atraer clientela. Una guerra de pasivo que para algunos se reflejará en unos peores resultados empresariales. Está por ver si será algo temporal o no. Al mismo tiempo, pese a ser uno de los sectores más azotados es también donde los expertos encuentran que puede haber oportunidades en algún momento en 2008, aunque a corto plazo aún no ven catalizadores.

OPERACIONES EMPRESARIALES

Las operaciones empresariales, motor del mercado en los últimos años, sufrirán una transformación en 2008 ante el endurecimiento de las condiciones de financiación. ¢No se han acabado pero se van a moderar y los intercambios ya no serán en dinero sino en acciones¢, explica José Luis Martínez, de Citi. ¢Vamos a crecer a través de otro tipo de mecanismos como la consolidación de balances o una reducción vía gastos¢, asegura este experto.

EL PAPEL DEL CRUDO

Dentro de la maraña de incertidumbres con las que deberán lidiar los inversores en 2008 hay una variable que parece jugará a favor de los mercados: El precio del petróleo. Los expertos prevén una importante corrección que ayude a aliviar tensiones inflacionistas y facilite nuevas bajadas de tipos.

INFLACIâN

El debate actual entre los expertos trata de esclarecer si la desaceleración económica que se avecina derivará o no en recesión. Los expertos recuerdan que en la segunda mitad de 2008 otros temas como las presiones inflacionistas, el papel del dólar como moneda refugio o el creciente proteccionismo retomarán el centro de atención a medida que las incógnitas se vayan resolviendo.

AçO 2000

El pesimismo que se vive en el mercado ha hecho a muchos inversores pensar que se acercan años malos como los posteriores al estallido de la burbuja tecnológica en 2000. Los expertos llaman a la calma. ¢En la anterior crisis coincidía que las Bolsas estaban muy caras y los bonos, los inmuebles y lasmaterias primas muy baratas. Ahora, sin ser excesivamente optimista, la Bolsa es el activo más atractivo y no debería producirse una catástrofe si hay una desaceleración¢, asegura Joaquín Casasús, de Abante.

GESTIâN PROFESIONAL

En el entorno bursátilque se avecina los expertos aconsejan más que nunca acudir a la gestión profesional y proteger las carteras.

CONSUMO

Uno de los barómetros a vigilar para saber si realmente las cosas se deteriorarán en exceso son los resultados empresariales. Si aguantan y los crecimientos continúan, aunque de forma más moderada, será un buen síntoma. Eso evitará despidos y reestructuraciones que terminan reflejándose en caídas importantes del consumo, variable que en EE UU representa dos tercios del PIB.