Construcción

ACS difiere la venta de activos para asegurarse plusvalías en 2008

Las plusvalías de 675 millones cosechadas en 2007 por ACS, tras la venta de Continental Auto y dos autopistas en Reino Unido e Irlanda, han aconsejado aplazar la desinversión de cuatro autopistas chilenas valoradas en 1.000 millones. La compañía tampoco se apuntará en 2008 el traspaso a Abertis de 15 aeropuertos americanos por 271 millones.

El mayor grupo constructor español, ACS, lleva meses planeando, calendario en mano, distintas desinversiones en activos no estratégicos. Su presidente, Florentino Pérez, puso el cartel de transferibles a varias autopistas y aeropuertos durante la junta de accionistas de mayo. La mayor venta se refiere a cuatro carreteras chilenas (Américo Vespucio Norte, Autopista Central, El Salto-Kennedy y Santiago-Valparaíso) valoradas en unos 1.000 millones, más del doble de su valor contable. Una operación que ACS ha ido aplazando con la intención de reservar plusvalías para el próximo ejercicio.

La empresa se desprendió de la firma de transporte de viajeros Continental Auto entre abril, cuando se comprometió la operación, y septiembre, cuando Competencia autorizó el acuerdo con la británica National Express. El acuerdo se cerró en 701 millones, lo que generó una generosa plusvalía neta a favor de la constructora de 424 millones.

Otros negocios en lo que va de año han ofrecido unas plusvalías valoradas en 196 millones. Son las correspondientes a la venta de Soluziona por parte de Fenosa a Indra -ACS se apuntó 49,7 millones de beneficio derivado de esa operación-; la desinversión de la autopista de circunvalación de Dundalk, en Irlanda, de la A1 entre Darrington y Dishford, en Reino Unido y, por último, otros beneficios extraordinarios de 54,1 millones proceden del ajuste de impuestos por la venta de Urbis, cerrada en 2006. Operaciones todas ellas que engrosan el beneficio neto atribuible del grupo en 2007.

ACS 39,24 -0,03%

Una vez acumulados 675 millones de ganancia, ACS decidió reservar otros activos vendibles para 2008, un año en el que el sector espera que se agudice el enfriamiento de la actividad de construcción, especialmente, en el área de edificación. Al cierre del tercer trimestre, ACS debe 5.636,6 millones a construcción (35% del total de la cifra de negocios), de los que la edificación de viviendas presenta una evolución positiva, con una facturación de 935 millones y una cartera que supera los 1.900 millones.

Autopistas chilenas

El consejero delegado de Abertis, Salvador Alemany, ha reconocido que su firma presentó oferta por las cuatro autopistas chilenas de ACS en 2006, tras encargar a Morgan Stanley una valoración. El ejecutivo ha señalado a Efe que no hay conversaciones, pero matiza que 'es evidente que en algún momento habrá que planteárselo'.

El camino se allana con el cambio de ejercicio y la puesta a cero del marcador de las plusvalías. ACS concurre a los concursos de autopistas con la intención de liderar las obras de construcción o remodelación y, posteriormente, desinvertir cuando la infraestructura está madura. Sería el caso de las carreteras chilenas, para las que ACS ha venido manteniendo su predilección por Abertis, en la que controla el 24,9%, como comprador.

En cuanto a la reciente venta de aeropuertos americanos a la propia Abertis, los financieros de ACS estiman que en lo que queda de año no habrá tiempo para que las plusvalías aparezcan reflejadas en el beneficio de 2007. El compromiso se cerró el 28 de Septiembre, cuando ACS firmó el traspaso del capital de Desarrollo de Concesiones Aeroportuarias DCA), donde se incluye sus inversiones en los aeropuertos de Chile, Colombia, Jamaica y México.

Fuentes cercanas a la operación desvelan que los trámites administrativos han retrasado su cierre hasta 2008. La venta está valorada en 271 millones y generará una plusvalía de 114 millones.

Primera opción

ACS estima que su participada Abertis es socio preferente cuando se trata de vender concesiones. La catalana valora en 1.000 millones las autopistas chilenas de la constructora. Pero, de momento, no hay acuerdo en el precio y estos activos están abiertos a otros posibles compradores.

Chile: cuatro autopistas valoradas en 1.000 millones

Américo Vespucio Norte Express. De 29 kilómetros, ofrece un plazo de concesión de 30 años bajo un sistema de peaje free flow (de vehículos sin detención). Puesta en marcha en enero de 2006, supuso una inversión de 330 millones. ACS tiene un 54% directo del consorcio adjudicatario.

Autopista Central (Sistema Urbano Norte Sur). Esta vía de 62 kilómetros de longitud está en estado de explotación con fecha de expiración prevista para 2031. La inversión gestionada alcanza los 828,4 millones de euros.

Santiago Valparaíso (Ruta del Pacífico). La de mayor extensión de las cuatro chilenas, con 129 kilómetros. La concesión permanece vigente hasta 2025.

San Cristobal Express (El salto Kennedy). Fue concedida a Dragados Concesiones de Infraestructuras y a la alemana Hochtief en 2004. Su longitud es de 4,1 kilómetros, el contrato expira en 2035 y la inversión alcanza los 56 millones.