Fondos

La selección emergente

Son los activos más rentables del año y ofrecen potencial, pero no están exentos de riesgos

Hace poco más de dos meses repasábamos en esta misma sección la inusitada fortaleza de las economías y mercados financieros emergentes durante el actual periodo de volatilidad e incertidumbre que todavía nos azota. La sorpresa con la que fue inicialmente recibido el comportamiento de la renta variable y deuda emergentes ha dado paso al planteamiento de una posibilidad que hubiera parecido poco menos que ridícula hasta hace bien poco: que en el supuesto de una fuerte ralentización de la actividad en las economías desarrolladas, con Estados Unidos a la cabeza, los grandes países emergentes pudieran seguir tirando del crecimiento global. No sólo eso, sino que como consecuencia de ese mejor comportamiento macroeconómico, sus mercados bursátiles puedan seguir registrando plusvalías y liderando los rankings de rentabilidad. No obstante, antes de realizar una serie de consideraciones sobre el asunto, sería conveniente recordar a los inversores que tengan la prudencia presente en estos momentos. Una ralentización del crecimiento en Estados Unidos es probable que no tuviera mayor impacto en bastantes de las economías emergentes, pero una recesión en toda regla de la primera economía mundial pasaría dolorosa factura a las mismas con una elevadísima probabilidad. Las minusvalías potenciales que pueden sufrir algunos índices emergentes en un escenario de caídas bursátiles generalizadas pueden alcanzar los dos dígitos en un mes, y alrededor del 40-50% de la inversión en el transcurso de la totalidad de un periodo bajista. Por ello, los inversores deben ser conscientes no sólo de las oportunidades potenciales sino de los riesgos que se corren también. La primera consideración hace referencia a la solidez que se atribuye a las economías emergentes en la actualidad. Sin entrar en demasiados detalles sí se puede afirmar con rotundidad que prácticamente todos los indicadores macro de un buen número de economías emergentes nunca han mostrado tan buena salud, hasta el punto de que muchos disfrutan de verdaderos colchones en caso de que el entorno económico se ponga realmente feo. Sin embargo, en la década de los setenta o en la década de los noventa por ejemplo se pueden encontrar casos en los que supuestos sólidos pilares se derrumbaron como un castillo de naipes. Los inversores con muchos años a las espaldas han aprendido a escuchar con saludable escepticismo esa recurrente afirmación de que esta vez las cosas son diferentes.

Dicho lo anterior es importante puntualizar en segundo lugar, como hacía recientemente el semanario británico The Economist, que no todas las economías y mercados bursátiles emergentes son iguales. Economías y mercados emergentes hay muchos, de muy diferentes tamaños, en muy diferentes áreas geográficas y con factores muy diversos influyendo en su desarrollo y evolución. Así, no es sorprendente ver enormes variaciones en el comportamiento bursátil de los diferentes índices en un mismo año o de un índice de país concreto entre un año y el siguiente. Por ello, acertar con el mercado y el momento es decisivo a la hora de los resultados que el inversor expuesto a estos mercados termina obteniendo. Una de las soluciones comunes y bastante recomendables para el inversor de la calle es la compra de un fondo de inversión de renta variable emergente global. Esta es lamanera de obtener una amplia diversificación entre las diferentes áreas geográficas y sectores de manera que los mercados que peor lo hacen se compensen con los que mejor lo hacen.

Alternativas concretas

Para aquellos inversores más agresivos, sofisticados o inquietos, las posibilidades son amplias. Elmercado de fondos de inversión dispone de una amplia gama de productos que concentran sus inversiones en las principales regiones emergentes: las de los países de Europa del este, los latinoamericanos y los asiáticos. Adicionalmente, cada vez abundan más los fondos que invierten en un país concreto. Existen desde hace un tiempo en el mercado español varios fondos que invierten en grandes países emergentes como Brasil, Rusia o China, pero la fiebre por lo emergente ha llevado a la aparición de fondos que invierten en lejanos y relativamente pequeños mercados bursátiles como Indonesia, Tailandia oMalasia por ejemplo. La gestión tradicional no es la única pretendiente de los emergentes. Curiosamente, los inversores supuestamentemás sofisticados, los gestores de fondos de inversión alternativa o fondos hedge, vuelven a apostar por la estrategia emergente como una de las que proporcionará uno de los mejores retornos el año que viene. Concretamente, una encuesta de Lipper, realizada a primeros de noviembre entre 41 gestoras de fondos hedge, situaba a la inversión en la estrategia emergente como la cuarta que mejor rentabilidad logrará. El dato es ciertamente positivo, ya que las incertidumbres en estos momentos son grandes y la estrategia parece bien situada para convertirse en la más rentable en 2007 por tercer año consecutivo.