Feria Urbe Desarrollo

'Nosotros estamos vendiendo, la crisis es de otros'

URBE. Las inmobiliarias valencianas reconocen el parón, pero afirman que están preparadas

La nueva edición de la feria Urbe Desarrollo se abrió ayer en Feria Valencia con la crisis inmobiliaria flotando en el ambiente. El parón de las ventas y las sonadas crisis protagonizadas por algunas compañías valencianas, con especial incidencia en Llanera, marcan la edición de un salón que acoge la oferta de viviendas especialmente de la Comunidad Valenciana.

Sin embargo, pese a que todas las promotoras consultadas ayer por este periódico aseguraron que la crisis no va con ellos. 'Nosotros estamos vendiendo, nos preparamos para una situación así, pero sí que hay otros que tienen problemas de liquidez'. La frase la repitieron, con más o menos variaciones, todos los empresarios consultados ayer durante la jornada inaugural del certamen.

Urbe Desarrollo presenta una oferta estimada de 180.000 viviendas, la mayor parte de promociones que no son nuevas, lo que ya aporta un dato significativo. 'Hay pocos promotores que hayan sacado producto nuevo, explica Tomás Pérez, director comercial de Bancaja Habitat, filial inmobiliaria de la caja de ahorros que ofrece más de 1.800 viviendas en esta feria, con dos promociones nuevas. 'Nosotros estamos vendiendo', asegura Pérez, 'las que han caído estaban mal hace tiempo'.

Desde Mediterranean, la filial inmobiliaria de la otra gran caja valenciana, CAM, Christian Osterkamp, asegura que la vivienda en España 'está sufriendo', pero que esta compañía, al tener el respaldo de una entidad financiera, tiene menos problemas.

'El comprador tarda en decidirse. Si antes lo hacía en cuatro semanas, ahora tarda cuatro meses', afirma Osterkamp, que reconoce que tiene unos 120 clientes que están esperando 'a que pase Navidad' para cerrar acuerdos. 'Piensan que van a bajar los precios y lo cierto es que hay promotores que no están ganando dinero, porque tienen que deshacerse del stock que tienen', señala.

Mediterranean, como Bancaja Habitat o otras inmobiliarias como Lubasa o la propia Marina d'Or, ofrecen ya propiedades en el extranjero para los inversores que ya han visto el final de la rentabilidad del ladrillo.

Los precios en realidad parece que no bajan. 'Quizá lo que no va a haber son subidas, ni siquiera del IPC', explica Ricardo Hueso, director general de Edival, una de las promotores independientes más activas en Valencia.

Reconoce que desde el verano se ha producido un parón absoluto de las ventas. 'Nosotros estamos preparados, pero no son buenas noticias', explica. 'No tenemos ningún problema de liquidez, como ha ocurrido con otras compañías pero sí es cierto, por ejemplo que hemos ralentizado las decisiones de compra de suelo', explica Hueso, que asegura que cerrará el año con un incremento de facturación superior al 35%, desde los 145 millones del año pasado.

'Nosotros estamos vendiendo', insiste en la frase esta vez el consejero delegado de Zamir, otra inmobiliaria valenciana que factura 152 millones, con un beneficio neto de 8,9 millones. 'Pero está claro que estamos en una crisis. Nosotros lo llamamos crisis porque el cliente final lo percibe así, aunque en realidad es un reajuste del mercado para el que nosotros estamos preparados', explica Martínez.

El responsable de Zamir, que tiene 27 promociones en venta, con 900 viviendas en cartera, reconoce que el sector tiene problemas de liquidez, pero lo achaca más a los bancos que a las empresas. 'Las entidades financieras están ajustando sus balances ante el fin de año y se evitan riesgos a corto, lo que afecta a las inmobiliarias que no han previsto situaciones como esta y que se ven obligadas a deshacer posiciones en activos como suelo o derechos de urbanización', explica.

En los próximos días, con ofertas, descuentos y regalos, las inmobiliarias quieren esquivar 'la crisis de otros' y poder decir: 'Nosotros estamos vendiendo'.

Llanera

En la inauguración ayer de Urbe Desarrollo había ausencias esperadas, como la de Llanera, que retiró su pabellón una vez suspendió pagos. Sin embargo, sí se pudo ver como visitante a Carlos Martínez, director de Llanera. A preguntas de Cinco Días, el directivo, rehusó amablemente hacer declaraciones, dada la delicada situación de la empresa, en proceso concursal. Martínez departió durante un buen rato con numerosos representantes del sector a medida que se iba encontrando con ellos en la feria.