Consumo

Los supermercados niegan un pacto de precios en distribución

Reconocen una caída del margen comercial

Los supermercados no quieren verse involucrados en la polémica sobre la subida de precios de los alimentos. El presidente de la Comisión Nacional de Competencia (CNC), Luis Berenger, abogaba la pasada semana por derogar las restricciones comerciales en cuanto a horarios y nuevas aperturas como vía para reducir precios.

Pero la patronal de los supermercados, Asedas, descarta que más días de apertura deriven en una rebaja de precios. 'Las necesidades de los consumidores no cambian por abrir más días, sino que las compras se reparten', señalaba ayer Ignacio García Magarzo, director general de Asedas. 'Lo que sí aumentan son los costes de las empresas de distribución, por ejemplo los logísticos', lo que podría traducirse en un aumento del precio final.

En cuanto al encarecimiento de la cesta de la compra, García Magarzo descartó que se hayan producido pactos de precios. 'En distribución es imposible que se produzcan porque la competencia lo impide, lo que intentamos es retrasar las subidas lo máximo posible', aseguró. El responsable de la patronal afirmó que, ante subidas de precios en origen, las cadenas de distribución han optado en los últimos años por reducir sus márgenes.

'El papel de los distribuidores es contener los precios lo máximo posible', aseguró aunque no explicó cuál ha sido el descenso de márgenes en cada compañía porque 'depende de la capacidad de las empresas'. En su opinión, detrás de la subida de precios están motivos estructurales como la Política Agraria Común (PAC) o la subida del petróleo, pero también razones especulativas. 'Es lógico pensar que los productores hayan esperado a vender cuando los precios están más altos', aseguró.

García Magarzo apuntó que a medio plazo comenzará a producirse una rebaja de productos básicos (como la leche o el pollo) ante la contención que están registrando los cereales. Sin embargo, advirtió que en productos con 'maduración más larga', como la carne, el alza aún no se ha trasladado por completo, lo que podría derivar en nuevos encarecimientos.

Más crítico con la liberalización de horarios es la Confederación Española de Comercio (CEC). Su secretario general, Miguel Ángel Fraile, censuró especialmente al Gobierno de Esperanza Aguirre. Madrid ya es la región con más aperturas en festivo (20) y pretende ampliarlas en 2008. 'Detrás de esta medida están los intereses de la gran distribución', aseguró. 'Los comerciantes somos tres millones de votos y vamos a ser beligerantes en las elecciones'. Además, Fraile solicitó a Competencia que investigue a la gran distribución 'por la venta a pérdida y los plazos de pago'.