Subsidios

Bruselas declara la guerra a los falsos agricultores que cobran de la PAC

La CE propuso ayer recortar los subsidios agrícolas a los grandes propietarios. Pero Bruselas también quiere un umbral mínimo de producción o propiedad para excluir de la PAC a las pequeñas superficies sin apenas rendimiento.

La comisaria europea de Agricultura, Mariann Fischer Boel, presentó ayer su esbozo de reforma a medio y largo plazo de la Política Agrícola Común. Y resumió el impacto de los cambios en una reveladora frase. 'Si usted es un verdadero agricultor, estupendo', puntualizó.

El resto puede esperar una ofensiva de la Comisión Europea para purgar la ingente nómina de la PAC (casi siete millones de beneficiarios directos en la UE en 2005; casi un millón, en España). El organismo comunitario se muestra convencido de que entre los receptores de pequeñas ayudas hay miles que 'no son verdaderos agricultores'.

Para conseguirlo, Bruselas sugiere la posibilidad de elevar la cantidad mínima de tierra (ahora en 0,3 hectáreas) que permite a un propietario solicitar ayudas comunitarias. O bien, suprimir los pagos por debajo de una cantidad para excluir de la PAC a las explotaciones sin apenas rendimiento.

Bruselas cree que la introducción en 2004 del pago único por explotación, con independencia de su rendimiento, puede haber animado a miles de pequeños propietarios a solicitar ayudas aun no teniendo intención de trabajar la tierra. 'Una gran cantidad de agricultores recibe pequeñas cantidades, inferiores incluso al coste administrativo de gestionarlas' se queja el departamento dirigido por Fischer Boel.

La nómina de 2005 indica que en España más del 51% de los beneficiarios recibieron menos de los 1.250 euros de ayuda por su producción anual total, lo cual les convierte en potenciales víctimas de la purga de Fischer Boel

La estructura de la propiedad en España también revela la presencia abundante de pequeñas explotaciones. De las 959.000 granjas registradas por Eurostat en 2005, el 62% utilizan sólo el equivalente a una unidad de trabajo anual, es decir, un trabajador a tiempo completo durante todo el año, de acuerdo con la metodología estadística de la CE.

'Los pequeños pagos a genuinos agricultores deben continuar', señaló Fischer Boel ante el Parlamento europeo. 'Lo que queremos sacar del sistema son los seudoagricultores, digamos por ejemplo, el pago a un dentista que mantiene un caballo en el terreno de detrás de su casa', señaló.

Otro efecto colateral de la reforma agrícola de 2004 ha sido la creciente visibilidad de los pagos que reciben los grandes propietarios. El hecho de que 20% de los beneficiarios perciba el 80% de las ayudas que paga Bruselas se ha convertido en un caballo de batalla de las organizaciones sociales o medioambientales, que proponen el desmantelamiento o bien la revisión en profundidad de la PAC.

Fischer Boel, con pies de plomo porque la iniciativa cuenta ya con el rechazo de París y Londres, planteó ayer la necesidad de discutir una reducción de los subsidios entregados a los grandes receptores.

Desde hace meses, el departamento comunitario de Agricultura airea la idea de reducir las ayudas directas un 10% a partir de los 100.000 euros por beneficiario; un 25% por encima de los 200.000; y un 45% cuando se rebasen los 300.000.

Pero el documento oficial aprobado por la CE relega los umbrales mencionados a una nota a pie de página. Y la comisaria se cuidó de insistir, durante su comparecencia de ante el Parlamento europeo, que 'se trata sólo de ejemplos para ilustrar el sistema (...) Estamos aún muy lejos de las propuestas'. Las multinacionales agroalimentarias francesas y la familia real británica, posibles afectados, probablemente han respirado con alivio. Al menos, de momento.

En España, 148 propietarios recibieron en 2005 más de 300.000 euros y se embolsaron, en total, algo más de 141 millones de euros de euros.

Las propuestas de Fischer se concretarán en medidas legislativas en mayo de 2008. Arrancará entonces una difícil negociación que la comisaria espera cerrar en el segundo semestre del próximo año. La presidencia de la UE la ocupará entonces Nicolas Sarkozy. El presidente francés no oculta su poco entusiasmo por la reforma iniciada ayer.

Ocho puntos menos en ayuda directa

La reforma de la PAC presenta ayer en Bruselas anuncia una nueva reducción de las ayudas directas del 2% anual entre 2010 y 2013 para canalizar esos fondos hacia el desarrollo rural. La reconducción de ese 8% se suma al 5% previsto ya en los presupuestos de la UE, hasta llegar al 13% global.

El plan también aspira a un desacoplamiento total de los subsidios agrícolas, es decir, a su desvinculación del nivel de producción para convertirlas en un pago único por explotación. El sistema fue una de la novedades de la reforma de 2004. Y, según Bruselas, ofrece mayor flexibilidad a los agricultores sobre el tipo de producción, les reporta los mismos ingresos que anteriormente y, en contra de lo sostenido por algunos críticos, no conduce al abandono de las tierras.

La comisaria de Agricultura, Mariann Fischer, reconoció ayer de todos modos que la definición del pago único en base a la media de producción del periodo 2000-2002 ha provocado, en algunos casos, unas excesivas diferencias en los pagos percibidos por los agricultores. Fischer propone que se resuelva ese problema con el cálculo de una media de los subsidios por regiones o Estados miembros, para que el reparto sea más equitativo.