Inflación

Agricultura apunta a pactos sobre precios

La ministra de Agricultura, Elena Espinosa, aseguró ayer que la subida de precios de los alimentos 'apunta a un acuerdo en la fijación de precios'. Los primeros datos de noviembre pronostican contención de precios en huevos, pollo, leche y cereales, pero nuevas subidas en ternera y conejo.

El fuerte repunte de la inflación en octubre, que creció un 3,6%, el nivel máximo en catorce meses, se produjo en gran medida por la subida de los precios de los alimentos frescos y elaborados. Solamente esta última partida creció un 6,1% en ese periodo.

Ante la teoría generalizada de que se están produciendo abusos en el traslado de precios a los consumidores, la ministra de Agricultura, Elena Espinosa, recalcó ayer que la Comisión Nacional de la Competencia está investigando la subida de los precios de los alimentos, a raíz de varias denuncias y de los datos del propio mercado que 'parecen apuntar que pudiese existir un acuerdo en la fijación de precios'.

En su opinión es lógico que la subida de las materias primas como los cereales se traslade al precio de los alimentos, 'pero siempre que se haga de forma proporcional'.

La titular de Agricultura también hizo mención a la amenaza de cierre de 120.000 explotaciones ganaderas, denunciada por productores de pienso y ganaderos, debido a la evolución de los precios. Espinosa matizó que la situación es preocupante para los productores de conejo, 'en crisis desde hace años', mientras que no ocurre lo mismo con los de vacuno de carne, 'que sí han podido repercutir la subida de los piensos'.

No obstante, la fuerte subida de precios puede tener los días contados, según Javier de Paz, presidente de Mercasa. Esta entidad, que aglutina a los grandes mercados mayoristas que operan en España, avanzó ayer que en las dos primeras semanas de noviembre 'se ha detectado una contención de los precios del pollo, la leche, los cereales y los huevos', lo que podría servir para aliviar las tensiones inflacionistas acumulas en octubre.

Pero esta afirmación debe matizarse. El precio de los huevos, la carne de pollo y de cerdo no ha crecido, pero tampoco ha bajado en el citado periodo, según los propios datos que ofrece Mercasa. En donde sí se han producido bajadas ha sido en la carne de cordero, que ha pasado de costar 9,89 euros por kilo a finales de octubre a 9,85 a mediados de noviembre, lo que representa un descenso de un 0,4%.

Lo que tampoco mencionó el presidente de Mercasa, durante la presentación del Anuario sobre Alimentación en España, fue que la carne de ternera y la de conejo han seguido subiendo en las dos primeras semanas de noviembre. El kilo de la ternera se ha encarecido ocho céntimos desde finales de octubre, lo que supone un alza de 0,5%, mientras que el kilo de consejo se ha encarecido dos céntimos de euro.

Preguntado por la fuerte subida del precio de la carne prevista en enero, De Paz vaticinó que los precios de los alimentos 'se contendrán en los próximos meses' y que se producirá una subida de la carne en enero, 'como ocurre siempre en ese mes, aunque habrá que saber cuanto sube respecto a años anteriores para conocer como influye en el IPC', apuntó.

En el anuario no se incluye información sobre precios de leche o pan, los dos productos que más inflación crearon en octubre, al crecer sus precios un 4,7% y un 12,1%, en tan solo un mes.

Los productores prevén una moderación en la leche

El consejero delegado de Corporación Alimentaria Peñasanta (Capsa), Pedro Astals, auguró ayer que la fuerte subida del precio de la leche va a finalizar en breve. En un acto en Oviedo, Astals señaló que la escalada de la leche 'ya ha tocado techo y no hay razón alguna para pensar que seguirá subiendo, máxime cuando ya existen los indicadores que así lo determinan'.

Astals calificó, además, de 'quimérico' que se hable de 'culpables' de la evolución de los precios de la leche, ya que a su juicio, es el propio mercado el causante de la situación.

El directivo de Capsa, el segundo mayor productor de leche en España, con unas ventas de 668 millones de euros en 2005, destacó que los incrementos del precio de la leche 'se han debido a un ciclo concreto que ya ha tocado techo' y ahora hay que entrar en otro ciclo nuevo, en el que por el momento hay que esperar para saber lo que ocurrirá, aunque todo indica que no seguirán incrementándose. 'El mercado ha llevado a la situación actual de la misma forma que retornará donde tenga que retornar sin que nadie intervenga, más que los agentes que intervenimos en el mismo', dijo.

El anuario presentado ayer por Mercasa incide en el cambio del sector lácteo, en el que existen más de 30.000 explotaciones ganaderas. 'Todos los años desaparecen un buen número de estas, mientras que aumentan el tamaño de las existentes'. Ese fenómeno ha derivado en un proceso de concentración empresarial en los últimos años, lo que, a juicio de las organizaciones agrarias, ha incidido de forma definitiva en su capacidad para concertar precios. Según los datos del anuario, había 88 fabricantes de leche para consumo humano en 2006, pero tan sólo 12 superaban las 100.000 toneladas de producción anual.