Inversiones

Las empresas del Ibex seguirán apostando por América Latina en 2008

Todas las empresas del Ibex 35 que se encuentran presentes en América Latina extenderán el próximo año sus inversiones en el subcontinente. Ese es el principal resultado de la encuesta realizada por el Instituto de Empresa (IE) y Gavin Anderson, que fue presentada ayer en Madrid. En ella se destaca que el 60% de las mayores firmas españolas invierten y seguirán invirtiendo en América Latina, a pesar de que la mayoría reconoce la inseguridad jurídica como un elemento distorsionador del entorno.

Juan Carlos Martínez Lázaro, profesor de Entorno Económico del IE, aclaró que la encuesta se realizó antes de la reciente cumbre Iberoamericana, en la que los presidentes de Venezuela y Nicaragua criticaron duramente a las empresas españolas. Con todo, el profesor considera que, al menos en el caso del venezolano Hugo Chávez, las críticas 'son para consumo interno, en un país inmerso en un cambio constitucional que cuenta con poco respaldo'. El 80% de las empresas del Ibex consideran a Chile como el mercado más atractivo, seguido de lejos por México y Colombia.

Desde el otro lado del Atlántico se suceden las llamadas a la calma. Ayer, el presidente de la Corporación Andina de Fomento, Enrique García, presentó en Madrid la nueva oficina del organismo financiero internacional. En el acto, García explicó que el lunes se reunió con las Cámaras de Comercio y representantes de 20 empresas españolas presentes en América Latina, que le expresaron su preocupación por las críticas vertidas hacia ellas por los presidentes de Venezuela y Nicaragua.

El líder de la CAF, un organismo integrado por una quincena de países y que ha prestado en los últimos seis años 25.000 millones de dólares, transmitió tranquilidad a los empresarios, al afirmar que, en estas circunstancias, 'conviene poner la mirada en el largo plazo'. García, que se reunirá con el vicepresidente del Gobierno, Pedro Solbes, afirmó que no cree que las invectivas de Chávez y Ortega conlleven medidas contra las empresas españolas.