Bolsa

El miedo impone su ley y el Ibex sufre su peor caída en dos meses

Comenzó bien, mejoró hasta media sesión y, al final, rubricó una jornada fatídica tras perder un 1,46%, su mayor retroceso desde el 14 de septiembre. La debilidad fue tal que casi la mitad de los valores que forman el Ibex 35 se dejó más de un 2%.

La desconfianza se apoderó ayer de las Bolsas. El fantasma de la crisis subprime continúa vagando por los mercados y ayer sacó partido de la actualidad para volver a sembrar el miedo en la renta variable. Así, después de llegar a marcar un máximo a lo largo del día en los 15.935,3 puntos, muy cerca de su récord histórico de cierre (15.945,7), el Ibex 35 comenzó a perder fuelle para concluir con unas contundentes pérdidas del 1,46%, hasta situarse en los 15.539,3 puntos.

Fue una caída generalizada, puesto que 17 de los 35 valores del índice de referencia de la Bolsa española -casi la mitad- se dejaron más de un 2%, y cinco incluso registraron caídas superiores al 4%, como Gamesa, Cintra, BME, FCC y Acciona (véase gráfico). El único valor que consiguió salvarse de los retrocesos generalizados fue Unión Fenosa al anotarse un 0,53%, mientras que Telefónica descendió un leve 0,52%, impidiendo así males mayores en el selectivo. Entre las inmobiliarias volvió a cundir el pánico con aparatosos descensos para Astroc (-13,42%), Urbas (-9,6%) e Inbesòs (-6,41%). Con todo, el gran perdedor del día fue Bankinter, que cerró con una caída del 3,57% una vez anunciada la venta del 14,99% del capital por parte de Ram Bhavnani a Crédit Agricole. Por la mañana, había llegado a subir un 13,69%. El volumen no fue ni mucho ni poco, sino intermedio: se negociaron acciones por un importe de 6.567 millones de euros, un 12,4% inferior a la media diaria en 2007. Los ingredientes que explican los retrocesos volvieron a estar íntimamente ligados al sector financiero, después de que cobraran fuerzas renovadas los rumores que vaticinan una recesión en EE UU y una posible desaceleración del crecimiento económico en China.

En medio de este panorama, el resto de los parqués del Viejo Continente también sufrió los números rojos con intensidad. Así, el Cac francés bajó un 1,65%; y el Dax alemán, un 1,32%. En cualquier caso, el FTSE británico fue el peor con diferencia al caer un 2,71%, después de que Northern Rock se hundiera un 21,4% al conocerse que ninguna de las ofertas por él se ha realizado a precio de mercado. Con todo, Fernando Espinosa, de Interbrokers, asegura que, 'dadas las fechas en las que estamos, no es de esperar un gran movimiento correctivo'. En la misma línea, Mariano Sancho, de Riva y García, afirma que lo ocurrido ayer, de momento, 'no es más que una recogida de beneficios'.

La debilidad bancaria asusta a Wall Street

Los retrocesos ganaron ayer la partida al otro lado del Atlántico, con números rojos del -1,66% para el Dow Jones y para el Nasdaq y del -1,75% para el S&P 500. Goldman Sachs volvió a encender la mecha de los temores bancarios al recortar los precios objetivos de Merrill Lynch -un 11%, hasta 59 dólares por acción-, Morgan Stanley -un 7,6%, hasta 61 dólares- y, sobre todo, de Citigroup. Su colega rebajó a éste la recomendación a vender desde neutral y advirtió que los problemas en el mercado de crédito podrían llevarle a tener que provisionar 15.000 millones de dólares durante los próximos trimestres. Por si fuera poco, Lowe, una cadena de productos minoristas para el hogar, anunció un retroceso del beneficio debido a la crisis inmobiliaria que sufre el país y anunció que las ventas navideñas podrían ser las peores en cinco años.