Fondos

Europa frente a EE UU

El potencial de la Bolsa estadounidense en 2008 plantea dudas a los gestores.

Nos vamos acercando a finales de año y comienza el periodo en que las principales gestoras de fondos empiezan a realizar presentaciones y producir informes con sus previsiones para el año siguiente. Se trata de una actividad casi rutinaria pero que tiene su importancia para el inversor. Las estrategias contendrán previsiones concretas de comportamiento (normalmente un rango) para los principales tipos de activos y detallarán cuales son sus preferencias regionales y las razones por las que toman esas decisiones.

Uno de los aspectos más destacados en el último par de años ha sido el de las preferencias regionales dentro del activo de renta variable. La mayoría de gestoras han apostado claramente por las Bolsas europeas frente a la estadounidense y es justo reconocer que han acertado plenamente. La rentabilidad de los principales mercados bursátiles europeos ha superado con apreciable diferencia al de la Bolsa norteamericana.

Desde el punto de vista del inversor español, que lógicamente opera y vive en euros, la distancia ha sido muy destacada, ya que la depreciación del dólar con respecto al euro ha minado aún más la rentabilidad en euros de la renta variable estadounidense. En realidad, esto ha sido clave este último año ya que las rentabilidades en moneda local de los índices de referencia en ambas áreas geográficas son positivas.

Los fondos de inversión son una de las mejores opciones para el inversor minorista de exponerse de manera diversificada y eficiente a estos dos tipos de activo que contienen tantas y tan variadas acciones. De hecho, esto es lo que vienen haciendo los pequeños inversores, ya que los flujos de dinero en estos fondos han sido muy destacados.

Las rentabilidades en euros de los fondos de inversión este año pertenecientes a las categorías Lipper Renta Variable Norteamérica y Renta Variable Eurozona, son de un -1,30% y de un 6,9%. Salvo catástrofe en el mes y medio que queda para cerrar el 2007, supondrá el tercer año consecutivo en que los fondos de Bolsa europeos superan a los norteamericanos. Así, en el año 2006 las rentabilidades medias respectivas fueron de un 0,4% contra un 17,7% y en el año 2005, algo más ajustado gracias a la apreciación del dólar, pero los fondos de bolsa de la zona euro obtuvieron un 22,3% contra el 19,7% de los de EE UU.

La cuestión que se plantea en estos momentos es cuáles van a ser las previsiones de las gestoras para el año 2008 y si las Bolsas europeas superarán por cuarto año consecutivo a las norteamericanas. Lo primero lo vamos a saber muy pronto pero sí puedo adelantar que parece claro que la mayoría de las grandes gestoras seguirán apostando por los índices europeos. En particular, algunos países concretos, como Alemania, continúan situándose entre lo más alto de las preferencias de bastantes gestores.

Las razones principales para esta elección no parece que difieran mucho de lo que se ha venido aduciendo en los últimos tiempos. Las compañías europeas realizaron durante la última crisis una importante labor de saneamiento y reestructuración de la que se están recogiendo ahora los frutos. Muchas grandes compañías europeas disfrutan de elevadas exposiciones a economías emergentes de acelerado crecimiento que no parece vayan a experimentar ninguna desaceleración significativa por el momento. En definitiva, las valoraciones de las acciones europeas parece que siguen siendo más atractivas que las de sus colegas norteamericanas.

Adicionalmente, el momentum no acompaña a la renta variable estadounidense. Reuters analiza los resultados y el consenso de estimaciones de las casas de análisis sobre todas las compañías que componen el S&P 500 con periodicidad semanal. En su último informe revela que el crecimiento del beneficio medio de las compañías del S&P 500 en el tercer trimestre se reducirá un 2%. Esta sería la primera vez que hay un decremento de resultados desde el segundo trimestre del año 2002. Además, el dólar preocupa y, a pesar de que en estos días pasados ha alcanzado un nivel que ha venido actuando como soporte a lo largo de décadas, los analistas no descartan mayores bajadas. Por último, la crisis crediticia parece que está afectando de manera mucho más significativa al sector financiero estadounidense que al europeo.

En un momento de incertidumbre como el actual será muy interesante comprobar qué nos depara el año 2008. Para los que confíen en las previsiones de los gestores, opciones no les van a faltar en fondos de renta variable europea y de la zona euro.

Análisis. Los buenos resultados del Ibex 35

La evolución de los resultados de las empresas en EE UU y su posible caída en el tercer trimestre minan el sentimiento hacia la Bolsa estadounidense.

Contrasta con los excelentes beneficios presentados por las compañías del Ibex 35 y que rozan el 27% de crecimiento.

En principio son cifras espectaculares, pero hay que matizar que existen numerosas partidas extraordinarias. Una análisis concienzudo siempre debe excluir el efecto de estos extraordinarios para determinar exactamente cuál es la evolución del negocio continuo.