Banca

BBVA celebra su Día deI Inversor con la vista en México y EE UU

Los analistas esperan que el encuentro despeje incertidumbres sobre el efecto en los resultados de la caída del dólar y del declive de la economía de Estados Unidos y su contagio al negocio bancario mexicano

BBVA tendrá hoy y mañana la oportunidad de ofrecer argumentos al mercado con los que alimentar el valor, que acumula un descenso en el año del 7,46%, y de recortar distancias con su rival Santander, que se anota en cambio un avance anual del 4,8% y disfruta aún de las mieles de la reciente compra de ABN Amro y la fulminante venta de Banca Antonveneta.

Después de las convocatorias organizadas por Telefónica y Santander, que tan buen rendimiento han generado para sus respectivas cotizaciones, llega ahora el turno del Día del Inversor de la entidad que preside Francisco González, que será el encargado de inaugurar y clausurar las jornadas.

Se trata de la primera ocasión en que el banco celebra el Día del Inversor y la expectación alrededor de los planes de futuro está servida. En especial, el mercado espera que el banco ofrezca un mensaje claro sobre el efecto que la desaceleración de la economía de Estados Unidos tendrá en la división de negocio en este país, que supone el 10% de los beneficios -principalmente de la mano de Compass-, y sobre todo, el futuro para Bancomer, dada la dependencia de la economía mexicana respecto a la estadounidense. No hay que olvidar que México aporta el 30% de los resultados del grupo.

Para reducir la incertidumbre, Fortis espera que BBVA ofrezca objetivos para EE UU y México en los próximos años, a pesar de que el equipo gestor 'ha rechazado históricamente esta medida'. 'Habrá qué estar muy atentos al tono del mensaje, aunque no espero previsiones concretas de beneficios, suelen ser muy cautos', apunta un analista de un banco extranjero.

Fortis apunta como una posible sorpresa positiva el anuncio de recompra de acciones, dadas las fuertes plusvalías que acumula el banco, de alrededor de 5.500 millones de euros, y la caída anual de la cotización, si bien recuerda que la dirección de BBVA ha rechazado esta opción en el pasado.

Dresdner Kleinwort apunta que el Día del Inversor 'debería ser positivo' y puede ayudar a alejar las recientes incertidumbres que pesan sobre la acción, como el impacto de la caída del dólar o la desaceleración del mercado inmobiliario español.

Un valor barato a la espera de argumentos

'El mercado tiene ganas de que le den una buena excusa para entrar en BBVA', señala un analista. El banco cotiza a un PER de 8,7 veces, frente a una media del sector de 9,4 veces, según apunta Dresdner Kleinwort, que recuerda que, de todas formas, la cotización de BBVA ha superado a sus rivales en un 9% desde mediados de septiembre. 'Es un lugar seguro en el que estar y el mejor comportamiento relativo respecto al sector debería continuar', añade la firma, que concede al banco un precio objetivo de 22 euros y un potencial alcista del 33%.

Aun así, y aunque la recomendación mayoritaria para BBVA es de compra, numerosas firmas de análisis muestran su preferencia por Santander frente a BBVA, gracias a las sinergias que ofrece la compra de ABN Amro, en especial del negocio en Brasil.