Fondos

Cara y cruz del alza del euro

Existen maneras de proteger una cartera frente a los vaivenes del mercado de divisas

Con el dólar en mínimos contra el euro son muchos los inversores españoles que se preguntan cómo es posible beneficiarse de dicho movimiento a través de fondos de inversión. La respuesta es que los fondos no permiten beneficiarse de una manera clara y directa de una depreciación de la divisa verde. Existen otros instrumentos financieros en el mercado, normalmente derivados, al alcance del inversor minorista, que sí lo permiten pero los fondos en general no son uno de ellos.

Dicho esto, sí cabe la posibilidad de tomar acciones concretas para protegerse de su caída y que no afecte de manera negativa a nuestras inversiones. La más obvia es concentrar nuestra cartera de inversión en moneda euro, evitando la toma de posiciones en fondos de inversión con una elevada exposición al dólar.

Ello no significa que debamos olvidarnos de mercados tan importantes como es el bursátil norteamericano. Una cartera de inversión ampliamente diversificada debiera tener cierta exposición a la renta variable de EE UU. Afortunadamente, el amplio y sofisticado mercado de fondos del que actualmente disfrutamos en España proporciona la opción de comprar fondos de inversión de Bolsa estadounidense que tienen el riesgo de tipo de cambio cubierto.

Nos referimos a fondos o clases de fondos con las palabras cubierto o EUR Hedged en su nombre y que nos protegen de la depreciación del dólar con respecto al euro. Realizan esta cobertura mediante la contratación de instrumentos que permiten que el valor de la cartera en dólares se ajuste con respecto a la cotización entre el euro y el dólar. Algunos inversores se plantean si esto tiene un coste que penaliza la rentabilidad del fondo. La respuesta es que lógicamente existe un coste pero este, en el caso particular de monedas tan importantes y negociadas como el dólar y el euro, es mínimo y queda por tanto ampliamente diluido en el valor total de fondo. Adicionalmente hay que considerar que los movimientos en los precios que experimentan los valores bursátiles son de una entidad tan importante que los costes en los que pueda incurrir el fondo para cubrir el riesgo de cambio quedan minimizados.

Los fondos de Bolsa norteamericana cubiertos son una opción a tener en cuenta en periodos en los que el inversor esté razonablemente convencido de que la debilidad del dólar continuará. Con una perspectiva a largo plazo, la utilidad de estos productos es más dudosa, ya que si es difícil prever que harán las principales divisas, digamos en los próximos meses, mucho más lo es pronosticar que harán en cinco o diez años por ejemplo. Además, debemos considerar que el principio de diversificación de una cartera de inversión estable y a largo plazo aconsejara que no sólo nos expongamos al comportamiento de la Bolsa de EE UU pero también a su divisa. De este modo, la diversificación que se alcanza al reducir la correlación con el comportamiento de la renta variable europea, por ejemplo, es máxima.

Hasta aquí, las maneras de protegerse, que no de beneficiarse, de la depreciación de la divisa verde. Pero cabe mirar ahora al oro lado de la moneda, cuando el dólar parece que va camino de poner a prueba la barrera psicológica e histórica de los 1,50 dólares por cada euro. Precisamente, el análisis histórico que apuntábamos en un artículo relativamente reciente sugería la posibilidad de que pronto pondríamos a prueba el nivel mínimo alcanzado por el antiguo ECU de 1,46 durante el tercer trimestre del año 1992. Pues resulta que ya estamos ahí y cabe plantearse ahora hacia dónde se dirigirá el dólar ahora.

Nos podemos apuntar a las teorías, llamadas catastrofistas por algunos, de que el dólar no ha terminado su castigo y en un futuro de medio plazo veremos niveles del 1,60 o incluso el 1,70. Por el contrario, podemos atenernos a los datos históricos que nos dicen que el valor del dólar esta en mínimos y precisamente alrededor de un nivel que ha mostrado tener una extraordinaria fortaleza como suelo en el pasado. Los gestores de fondos de inversión españoles, en la última encuesta de octubre, que Lipper y Reuters realizan todos los meses, reforzaban aún más su opinión de que el dólar actualmente esta infravalorado. Un 71% de los encuestados eran de esta opción, comparado al 64% registrado un mes antes.

Si somos de esta última partida habría que empezar a considerar pronto exponerse al dólar con una perspectiva de medio plazo, aunque en cualquier caso, siempre es recomendable esperar a identificar tendencias y no tratar de anticiparse a las mismas.

Análisis Cómo exponerse al dólar

Las posibilidadesn a través de fondos son amplias a la hora de exponerse al dólar. Una de las más claras es la compra de fondos de dinero o de deuda norteamericana.

No obstante, hay que tener presente que a pesar de ser fondos de renta fija estamos hablando de inversiones de alto riesgo.

En el caso de los fondos de renta variable norteamericana habría que dejar a un lado los que cubren el riesgo de tipo de cambio y concentrase en los que no lo hacen, que son mayoría.