æscaron;ltima

Singapore Airlines exige castidad en sus suites

El nuevo A-380 de la compañía tiene dos estancias dobles, aunque carecen de suficiente intimidad.

Singapore Airlines exige castidad en sus suites
Singapore Airlines exige castidad en sus suites

Singapore Airlines (SIA) ha prohibido a sus clientes mantener relaciones sexuales en su A-380, cuyo vuelo inaugural se realizó el pasado 25 de octubre. En principio parecería una decisión lógica si no fuese porque el nuevo avión comprado al fabricante europeo Airbus dispone de 12 suites de lujo individuales, que en el caso de las cuatro centrales pueden juntarse mediante unos paneles corredizos y convertir en dos dobles.

La compañía asiática, que utiliza el avión con capacidad para 471 pasajeros en su trayecto entre Singapur y Sidney, explicó en un comunicado que la prohibición se ha establecido para no ofender a la tripulación y al resto de los pasajeros. Y es que, a pesar de tratarse de una suite para dos personas, no es tan íntima como cabría esperar, pues no están insonorizadas ni completamente selladas.

Cristóbal Calzado, un español que trabaja en el estudio de diseño francés Coste Design y que se ha encargado del proyecto del interior del avión de Singapore Airlines, explica a Cinco Días que en ningún caso se proyectó pensando que la suite doble tuviese ese componente de intimidad existente en otros medios de transporte, como los trasatlánticos o algunos trenes. 'Se trata de poder ir cogidos de la mano, y poco más, entre otras cosas porque las camas, que aunque se pueden juntar son siempre individuales, están homologadas para aguantar 120 kilos'. En definitiva, para que puedan ir uno junto al otro y no dos en la misma cama.

Cuando se diseñaron las cabinas siempre se tuvo claro que los paneles que configuran el habitáculo no llegarían hasta el techo. Se manejaron distintas alturas, desde 1,40 hasta 1,65 metros y se optó por esta última, que de alguna forma exige a cualquier persona que circule por los pasillos de las suites a elevarse un poco si desea ver lo que pasa en el interior, aunque no con demasiado esfuerzo.

Además, matiza Calzado, las normas internacionales de seguridad exigen que el pasajero esté siempre a la vista del personal de cabina e igualmente que las puertas no puedan cerrarse desde dentro. E incluso Calzado explica que, a pesar de que es factible subir las paredes hasta el techo del avión, existe un problema de ventilación. Por tanto, es una intimidad muy limitada.

'Entonces, ¿ellos te venden una cama doble y te dan privacidad y champán ilimitados y luego te dicen que no puedes hacer lo que llega después con naturalidad', declaró al periódico Times Tony Elwood, quien viajó con su esposa en el vuelo inaugural y que pagó 69.590 euros sólo por la ida. No obstante, éste no será el precio comercial por una suite en el futuro, ya que el primer vuelo tuvo un componente solidario. El coste ronda los 3.600 euros por suite individual, aunque la compañía utilizará alguna de las 10 unidades que ha contratado para realizar el París-Singapur con un coste entre 8.000 y 10.000 euros.

Hay 16 aerolíneas que han comprado el A-380, entre ellas la española Marsans, y que están estudiando cómo serán por dentro. Coste Design aspira a realizar los proyectos de algunas de ellas y las suites son su punto fuerte. Quizá algún cliente les pida que las próximas tengan más intimidad que las de Singapore Airlines.