Lunes de los fondos

La difícil recuperación

El riesgo de burbujas en los mercados no ha concluido; ahora hay nuevos candidatos

Los sectores tecnológico y de las telecomunicaciones fueron las estrellas del ciclo alcista anterior al actual. La segunda década de los 90 fue testigo de extraordinarias revalorizaciones de muchas acciones pertenecientes a ambos sectores. Una de las consecuencias para el mercado de fondos de inversión fue que muchas gestoras se subieron a la ola, lanzando fondos sectoriales.

Posiblemente, estos fondos fueron, en alguna pequeña parte, responsables de que la demanda por algunas de estas acciones se intensificara de manera desorbitada. Como resultado se produjeron revalorizaciones con una velocidad no vista, pero también una debacle de proporciones mucho mayores cuando se comprobó que las valoraciones no aguantaban análisis alguno.

Precisamente, esta es una lección que el inversor no debiera olvidar, ya que la siguiente burbuja siempre está a la vuelta de la esquina, esperando a recoger el testigo de aquella que ya explotó. Todavía quizás es pronto para señalar, sin género de dudas, cuál es la siguiente burbuja en el mercado, tras la reciente caída de los mercados de crédito. No obstante, comienzan a vislumbrase algunos candidatos nuevos si las revalorizaciones de los precios de esos activos continúan escalando precios.

Los mercados emergentes pueden ser uno de ellos, ya que a pesar de que es justo reconocer que la salud que disfrutan sus economías prácticamente nunca se había visto antes, no hay que olvidar que siguen sin ser comparables a la solidez de los países más desarrollados del planeta. Una ralentización del crecimiento en Estados Unidos es posiblemente más que asumible, como estamos viendo en estos momentos, pero una recesión dejaría las valoraciones de muchos activos emergentes seriamente afectados.

Otro de los claros candidatos, por su carácter de moda también, es el de las energías renovables. Se trata de un subsector sin duda muy interesante y con gran potencial de crecimiento que tiene un sitio claro en una cartera de inversión ampliamente diversificada.

No obstante, todo tiene un límite y revalorizaciones desorbitadas que no vayan acompañadas de crecimientos de ingresos y beneficios en línea, siempre terminarán ajustando. La gran proliferación de fondos que invierten en este específico sector ya empieza a ser vista por algunos analistas como un retroalimentador de una posible burbuja.

Lo que parece claro es que aquellos temas de inversión o activos que disfrutaron y sufrieron los efectos de una burbuja no suelen recuperarse con celeridad. Es lógico puesto que al inversor atrapado o que ha presenciado los efectos de una burbuja le quedan pocas ganas de volver a acercarse a ese activo, incluso aunque las valoraciones desde un punto de vista de análisis fundamental puedan resultar atractivas.

Parece que los sectores de las telecomunicaciones y tecnológico están sufriendo precisamente ese rechazo hacia activos que han experimentado, primero subidas y luego bajadas dramáticas. Así lo pone de relieve por ejemplo el comportamiento de los fondos que invierten en estos sectores. Lipper contabiliza algo más de 15 fondos de inversión, registrados a la venta en España, que pertenecen a las categorías de renta variable sector telecomunicaciones y renta variable sector TMT (Tecnología, Medios y Telecomunicaciones) respectivamente.

Sus rentabilidades medias han sido lógicamente positivas ya que casi todas las clases de renta variable han disfrutado ganancias, de mayor o menor medida, en los últimos años. Sin embargo, sus guarismos han sido bastante modestos si los comparamos con otros sectores o con medias representadas por índices de bolsa global. La rentabilidad media en euros en el acumulado de los tres últimos años de los fondos pertenecientes al sector TMT ha sido ligeramente inferior al 30%.

Por tanto, ha mejorado algo en términos relativos en lo que va de año, pero con un retorno medio de poco más del 9%, lo que tampoco es para volverse locos.

Los fondos, pertenecientes al sector de las telecomunicaciones, presentan unos resultados algo mejores. El retorno medio en los tres últimos años supera ligeramente el 50%, aunque en lo que va de 2007 se sitúa en poco más del 5%.

No obstante, los gestores de fondos de inversión españoles parecen confiar en este activo, a tenor de las últimas encuestas de distribución de activos que Lipper y Reuters realizan cada mes, ya que eligen a estos sectores entre sus favoritos. En la encuesta de septiembre el sector de telecomunicaciones era el que en que un mayor número de gestores (un 57% del panel) estaba sobreponderado con respecto a su benchmark interna.

El sector financiero era el segundo, mientras que el sector de las tecnologías de la información, se situaba en un pequeño grupo inmediatamente detrás. El crecimiento del negocio y de los beneficios de las compañías de estos sectores marcará como siempre en el largo plazo el devenir de los mismos.

Análisis: Las claves del éxito futuro

¦bull; El escenario soñado para aquellos que apuesten por los sectores de telecomunicaciones y TMT sería el del triunfo rotundo y absoluto del 'iPhone' de Apple.

¦bull; Sería la combinación perfecta de crecimiento en el sector tecnológico, mediante el desarrollo y venta masiva de terminales caras y cada vez más complejas, y de aumento del consumo de servicios de telecomunicaciones.

¦bull; Una sociedad más global y donde el desarrollo llegue a más partes del planeta supondría el escenario perfecto para que la cuota de gasto asignada a estos conceptos creciera en mayor medida.