Análisis

Una escudería española para Fernando Alonso

Es el máximo campeón en activo de la Fórmula 1. Aupado por Telefónica, Fernando Alonso ha ganado dos mundiales con Renault -y para Renault- e, impulsado por Banco Santander, culminó el domingo la temporada que más seguidores ha tenido nunca el Circo.

En la vorágine de los últimos días, una anécdota relatada en la radio ilustra el fenómeno. 'A mí no me cae bien Alonso, me parece altivo', decía un radioyente, y continuaba: 'Pero lo peor es que ahora llamo a casa de mis padres para ir con mi mujer a comer un domingo y mi madre me dice: ¡De eso nada, que tengo que ver a Alonso!'.

Algo grande está pasando. Los patrocinadores lo saben. Vodafone le dijo a Alonso: 'Para nosotros, siempre serás el campeón'. Mercedes le explicó que 'no hay que quedar primero para seguir siendo el número 1', y Cajastur que 'a veces no gana el que queda primero'. Pero el mensaje más nítido llegó del principal patrocinador, el Santander. El 'banco internacional con más oficinas del mundo' suscribió un compromiso, más que un eslogan: 'Siempre contigo'.

Telefónica, primero, y Santander después, los dos grupos españoles más globales junto a Zara, han visto la potencia planetaria de la Fórmula 1. El Circo, por encima de puñaladas deportivas, también supone avances tecnológicos, investigación, desarrollo e innovación. España necesita de todo eso y debe sacar provecho al momento. Sus compañías globales están en disposición de hacerlo porque tienen los medios para conformar un equipo español. Piloto ya tienen, y escuela también -el joven vallisoletano Roldán Rodríguez llama entre otros a la puerta-. Los líderes no dejan pasar las oportunidades, y esta es única. Sólo es cuestión de ponerse a ello.

¦bull;La vía oriental. Toyota ha conmocionado la industria y ya es el mayor constructor del mundo, por encima de los mitos GM o Ford. Una mareante oferta a Fernando Alonso -165 millones de euros por tres años- tendría por objetivo abrir las puertas de la alta sociedad del automóvil al gigante japonés. En Toyota saben que para crear un gran coche de Fórmula 1 hace falta, primero, un piloto excepcional. Y hoy el mejor afinador de bólidos del circuito es el asturiano.

Si se malogra la española, la opción japonesa le daría a Alonso otra oportunidad de hacer historia de verdad: el primer equipo japonés de Fórmula 1 competitivo. Opciones como seguir en McLaren, volver a Renault o incluso sentarse en un Ferrari son menos ambiciosas.