Internet

Orange culpa a la CMT y a Telefónica del retraso del ADSL

La nueva agresividad comercial de Orange está dando frutos y así lo demuestran los resultados del tercer trimestre. Pero la situación podría ser mejor y no lo es, asegura la compañía, por las trabas de Telefónica a sus rivales en ADSL y la ineficacia de las normas. La mala posición de España en el mundo en desarrollo de la banda ancha no es casualidad, añade la firma.

España está por debajo de la media de la Europa ampliada a 27 en penetración de banda ancha y los precios que se cobran por el acceso a internet a alta velocidad son los más caros de 14 países estudiados. Los datos son de la Comisión Europa y, según asegura Orange, no son fortuitos. Tampoco lo es, añade, que la cuota de mercado de Telefónica en ADSL no sólo sea mucho mayor que el resto de los ex monopolios europeos, sino que, además, suba cada trimestre.

Orange, el principal competidor del ex monopolio junto a Vodafone, tiene claro que esta situación tiene un culpable: las prácticas de Telefónica para obstaculizar a sus rivales; y un colaborador necesario: la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), no porque la regulación sea insuficiente, sino por la falta de medios para hacerla eficaz con rapidez y de forma preventiva.

En un encuentro con periodistas, Orange explicó que lo ha vivido en carne propia con su última oferta, un producto todo en uno que suma ADSL, voz por telefonía fija, paquetes de móvil y televisión por 34,95 euros al mes.

La compañía gala asegura que el ex monopolio pone trabas a sus rivales

TELEFÓNICA 7,40 -0,20%

El producto se lanzó a finales de septiembre y la respuesta 'ha sido buena, pero podría ser mejor'. Y es así 'porque se han encontrado barreras', algo que no es nuevo, pero ahora que su oferta comercial es más intensa el daño es mayor, asegura. Además, cuentan con los datos de la recién comprada Yacom, que vive la misma situación. Por eso se han lanzado a denunciarlo, con cuatro acusaciones concretas contra Telefónica que explican, según Orange, 'por qué los operadores alternativos no crecen'.

Primero están las prácticas de Telefónica hacia el mercado, 'como el estrechamiento de márgenes', y luego las que realiza con sus servicios mayoristas. æpermil;stas últimas son, quizá, más importantes para Orange, porque traban su desarrollo operativo, pero también perjudican su credibilidad ante los clientes, ya que es ella la que da la cara. En este último grupo, la operadora filial de France Télécom destaca la falta de actualización de la base de datos, que hace que el 25% de las características de la línea del cliente que Telefónica debe proporcionar sean erróneas. Esto lleva a que se prometa a un usuario darle un determinado servicio cuando en realidad es imposible o decirle que no puede contratar con Orange, cuando sí podría. El verdadero problema, añade la compañía, es que Telefónica podría estar operando con datos distintos para ella, lo que supone una discriminación y ha originado una denuncia ante la CMT.

Orange también cuestiona el elevado porcentaje de solicitudes de alta que rechaza Telefónica cuando un rival le roba un cliente. Por último, una vez que el ex monopolio acepta la pérdida de un usuario, su competidora denuncia que entre un 12% y un 15% de los procesos técnicos que tiene que hacer para traspasar a un abonado son incorrectos, de forma que se retrasa por problemas técnicos -Orange ha presentado otra denuncia en la CMT por este tema-.

Pero no sólo Telefónica mantiene actitudes que Orange considera perjudiciales; también el Gobierno lo hace. Sobre todo si, como está previsto, recurre la multa impuesta por la Comisión Europea a Telefónica por frenar a sus rivales en ADSL. Orange ha trasladado el Ejecutivo su 'preocupación por ello' y asegura que para ella sería una 'un acto sorprendente, bastante insólito' y que les dejaría en 'una posición incómoda', ya que fueron los denunciantes. Orange también expresó su extrañeza porque el Gobierno recurra una multa que la CE adopta en beneficio de los usuarios.

'Culpar al grande'

¦bull;Telefónica salió ayer al paso de las declaraciones de Orange y aseguró que carecen de fundamento. 'Cuando las cosas no salen como está previsto', aseguran fuentes de la compañía, 'lo más fácil es cargar contra el operador grande y culparle de todos los males'. La operadora recuerda que también Jazztel lo hizo y presentó una denuncia ante el entonces Tribunal de Defensa de la Competencia, que le 'ha quitado la razón'. Telefónica niega discriminación con su base de datos de clientes, cualquier intento de entorpecer a los rivales y recuerda que también el PIB per cápita español impide el desarrollo del ADSL.

Más clientes de móvil por primera vez en el año

Las declaraciones de Orange sobre la situación competitiva en España coincidieron con la presentación de resultados del tercer trimestre de su matriz, France Télécom, que incluyen datos de su filial nacional. Y en ellos se constata que la compañía ha ganado clientes de móvil por primera vez en lo que va de año, tras la caída del primer trimestre y la limpieza realizada en el segundo. Así, Orange ha captado 229.000 usuarios en España, lo que lleva el total a 10,92 millones, de los que 1,2 millones son de UMTS.

En ADSL también ha habido crecimiento en clientes, en contra de lo que sucedió en el tercer trimestre del año pasado. Orange tiene 19.530 usuarios más sin contar Yacom. Con esta adquisición, el número sube a 1,156 millones.

Con estas cifras operativas, los ingresos de la división móvil de Orange ascendieron a 2.576 millones en el acumulado de nueve meses, con un alza del 3,2%. La telefonía fija facturó 434 millones, con una subida del 5,7% en el último trimestre. Por lo que se refiere al futuro, Orange anunció que se centrará en las ofertas convergentes de banda ancha, mientras Yacom lo hará en el ADSL con telefonía, relegando la televisión.

France Télécom, por su parte, rompió la tendencia de los últimos trimestres y dio buenas noticias al mercado, con el mayor crecimiento de ventas en dos años y la revisión al alza de la previsión de rentabilidad. Las ventas subieron un 3% en el trimestre, lo que disparó un 8,7% la cotización.