Banca

El luso BPI propone a su homólogo BCP fusionarse en un gran banco portugués

El Banco Portugués de Inversión (BPI) presentó hoy al Banco Comercial Portugués (BCP) una propuesta oficial de fusión, que el consejo de administración del mayor banco privado del país está analizando con carácter de urgencia en una reunión extraordinaria.

Los rumores, hoy confirmados, de una posible fusión entre los dos bancos se intensificaron durante todo el día, provocando la agitación en la cotización de las acciones de ambas entidades en la Bolsa de Lisboa. El objetivo del BPI es crear un gran banco portugués y según algunos medios económicos lusos, la oferta de fusión sólo tiene validez hasta el próximo 15 de noviembre.

El proyecto de fusión surge apenas cinco meses después de que el BPI, que tiene a La Caixa como accionista de referencia con el 25% del capital, rechazase de forma tajante la Oferta Pública de Adquisición (opa) lanzada por BCP, participado a su vez por el Banco Sabadell y desde hace menos de un mes por La Caixa, que ha adquirido un 1% del banco.

De hecho, tras el fracaso de la opa el BCP está envuelto en una crisis institucional que lo había convertido en un objetivo para muchas instituciones financieras, entre las que la prensa lusa señalaba a diversos bancos españoles.

El interés en el BCP se debe a su dimensión, puesto que es el mayor banco privado del país con operaciones en Polonia, Grecia, Rumanía, Angola y Mozambique, y a sus ramificaciones, ya que es accionista en varias empresas portuguesas de gran dimensión; y porque no está destruido desde el punto de vista orgánico.

Oferta anterior

Por su parte, el consejo de administración del Banco Comercial Portugués (BCP) no rechazó la propuesta de fusión de BPI y dijo que estudiará la iniciativa de la cuarta entidad financiera portuguesa.

El BCP lanzó en 2006 una opa sobre el BPI de 5,70 euros por título y, ante la reticencia de los principales accionistas, se vio obligado a subir su oferta hasta los 7 euros, lo que representaba un total de 5.320 millones de euros, aunque también fue rechazada.