Transporte

El AVE pondrá freno al crecimiento de tres grandes aeropuertos

Barajas, El Prat y Picasso prevén un frenazo en su crecimiento en 2008, e incluso perder pasajeros, por el lanzamiento del AVE. Iberia, Renfe y la UE fijan entre el 35% y el 40% la cuota que el tren veloz robará al avión si hace Madrid-Barcelona y Madrid-Málaga en 150 minutos, como está previsto.

El AVE pondrá freno al crecimiento de tres grandes aeropuertos
El AVE pondrá freno al crecimiento de tres grandes aeropuertos

Pablo Ruiz Picasso, el aeropuerto de Málaga, es la tercera terminal aérea peninsular por número de pasajeros, y la cuarta en el conjunto de España, tras Madrid, Barcelona y Palma de Mallorca. En 2006 tuvo 13 millones de pasajeros y en lo que va del ejercicio hasta septiembre acumula crecimientos del 4,1%. Una de sus principales características es el importante dominio de los tráficos internacionales, de manera que uno de cada cuatro pasajeros tiene su destino en un país extranjero. Este dato, no obstante no le salvará en 2008 de sufrir un parón muy importante en el incremento de sus pasajeros que, por otra parte, ha venido siendo bastante moderado en los últimos ejercicios. Durante el ejercicio de 2006 el servicio ferroviario que utilizaba la línea AVE de Madrid a Sevilla con un ramal a Antequera y Málaga y servido por trenes Talgo de rodadura desplazable, ya consiguieron más de un millón de viajeros.

En el documento de la Unión Europea titulado 'Competencia y complementariedad entre el tren y el avión' y que se ha citado con anterioridad, se señala que los precios medios del billete de avión en el corredor Madrid-Barcelona se sitúan en un rango de 75 euros por trayecto, mientras que los del AVE se mueven en una banda que tiene como referencia los 55 euros. Un estudio que baraja Renfe asegura que el coste por pasajero y kilómetro transportado en esta ruta oscila entre 17,1 y 20 céntimos de euros, mientras que el mismo parámetro en el AVE se sitúa en una horquilla entre 6,5 y 8,1 céntimos de euros (sin incluir el impacto de los cánones por el uso de vía).

También en este asunto, y a medida que se acerca la hora de la verdad, los cálculos de las partes implicadas tienden a converger.

Faltan dos meses para que en diciembre entren en servicio las tres nueva líneas del AVE Madrid-Barcelona, Madrid-Valladolid y Madrid-Málaga. El calendario se mantiene y el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero se remitió el viernes a 'informes técnicos' para valorar la posibilidad de que se produzca algún retraso en la inauguración de la línea hasta Barcelona.

Las consecuencias de esta puesta en escena múltiple del AVE son tan inmediatas y evidentes, que los tres mayores aeropuertos peninsulares, Madrid-Barajas, Barcelona-El Prat y Málaga-Pablo Ruiz Picasso, echan cálculos para comprobar que en 2008 ya no les saldrán bien las cuentas.

Un responsable del Plan Barcelona, organismo que dirige la ampliación de El Prat, aseguró que en 2008 este aeropuerto perderá un número neto de pasajeros que no quiso determinar su cuantía.

Para evaluar cual será el impacto de la entrada en servicio de la citada línea de tren veloz en el tráfico de pasajeros del aeropuerto de Barcelona hay que atender a las estimaciones, cada vez más precisas, que los diferentes agentes implicados hacen sobre el reparto de cuotas de mercado entre el AVE y el avión en el nuevo escenario que se abrirá a finales de diciembre. La Unión Europea en un estudio titulado Competencia y complementariedad entre el tren y el avión asegura que si el AVE logra hacer el trayecto entre Madrid y Barcelona en un tiempo inferior a 165 minutos (como está previsto) conseguirá una cuota de mercado del 40%. El dato es similar al que baraja Renfe y algo superior al 35% que prevé la compañía aérea Iberia.

Hoy, el tráfico punto a punto en transporte público entre las dos ciudades españolas con mayor número habitantes se estima en 6 millones de personas al año. Algo más de cuatro millones corresponden a los servicios aéreos y el resto al autobús y al tren.

La cifra anual de viajeros con la que previsiblemente finalizará 2007 el aeropuerto de El Prat será de 33 millones, con un crecimiento del 10% en relación al ejercicio precedente. El AVE puede arrancar un bocado de más de 2,5 millones tanto a Barajas como a El Prat.

Si en 2008 las compañías de bajos costes (las que más crecen en Barcelona) aflojan su empuje, la previsión de los responsables del Plan Barcelona de que El Prat pierda pasajeros puede ser realidad.

El caso de Madrid-Barajas es distinto porque vive en 2007 una explosión de crecimiento del 14% acumulado a septiembre. El número de viajeros de 2006 fue ya de 45,5 millones.

Este comportamiento expansivo tiene su explicación en la evolución de los tráficos de conexión entre Europa y Latinoamérica que provoca el funcionamiento en red de Iberia, cuyo hub está en la Terminal 4 de Barajas. La aerolínea española calcula que ha crecido en un 16% el número de sus pasajeros que durante este año han hecho escala en las nuevas instalaciones del aeropuerto de Madrid.

La compañía reconoce que el AVE va a restar un número muy importante de pasajeros a Barajas y ha decidido mantener sus frecuencias de vuelo en el Puente Aéreo pero reduciendo el calibre de los aviones que utiliza en este servicio. Hoy son de B757 para 200 plazas y en 2008 tendrá A-318 de 150.

Incidencias en la Ciudad Condal

Las incidencias en las obras del AVE que llegará a Barcelona parecen no tener fin. El este fin de semana un deslizamiento de tierras en un túnel de Ferrocarriles de la Generalitat ha obligado a suspender dos líneas de Cercanías en Barcelona, lo que pondrá a prueba una vez la paciencia de los usuarios. Este hecho ha obligado a Renfe a organizar un amplio dispositivo con planes alternativos en los servicios -más de 200 autobuses- y a recomendar otros medios de transporte público, especialmente el metro, dijo ayer la ferroviaria en un comunicado.

Se ha interrumpido en ambos sentidos el trayecto Bellvitge-Sants, lo que afecta a las líneas C2 y C10, y servicios media y larga distancia que circulan en Barcelona. Una de esas líneas de cercanías es la que llega al aeropuerto del Prat. Según Reuters, la incidencia podría incluso retrasar la apertura de la línea de AVE, prevista el 21 de diciembre.

Málaga, la cuarta terminal

El aeropuerto de Málaga, es la tercera terminal aérea peninsular por número de pasajeros, y la cuarta en el conjunto de España, tras Madrid, Barcelona y Palma de Mallorca. En 2006 tuvo 13 millones de pasajeros y en lo que va del ejercicio hasta septiembre acumula crecimientos del 4,1%. Una de sus principales características es el importante dominio de los tráficos internacionales, de manera que uno de cada cuatro pasajeros tiene su destino en un país extranjero. Este dato, no obstante no le salvará en 2008 de sufrir un parón muy importante en el incremento de sus pasajeros que, por otra parte, ha venido siendo bastante moderado en los últimos ejercicios.

Durante el servicio ferroviario de la línea del AVE de Madrid a Sevilla con un ramal a Antequera y Málaga y servido por trenes Talgo de rodadura desplazable, estos ya consiguieron más de un millón de viajeros.