Empleo

El BBVA prevé que en la construcción se destruyan 83.000 empleos en 2008

La desaceleración de la economía española se va a cebar con el sector de la construcción, según la previsión realizada ayer por el BBVA. En 2008 se destruirán 83.000 empleos en ese sector frente a los 150.000 puestos anuales creados de media en los últimos siete ejercicios.

La economía española seguirá desacelerándose en 2008 y tan solo crecerá un 2,8%, tres décimas menos que en la previsión de julio, según lo estimado por la entidad financiera. Pero no todos los sectores económicos se van a ver afectados de la misma forma. La construcción es el que se va a llevar la peor parte, según el informe de Situación de España, presentado ayer por el Servicio de Estudios del BBVA, en el que se destaca que la oferta y la demanda de vivienda se están ajustando y que no se va a producir el pinchazo de la burbuja inmobiliaria.

José Luis Escrivá, economista jefe del BBVA, señaló que los principales efectos se van a notar en la inversión en vivienda y en el ritmo de viviendas iniciadas. De una inversión que representaba el 6% del PIB en 2005 y 2006 se pasará, según las previsiones del BBVA, a otra del 3,5% en 2007 y a un crecimiento nulo en 2008. Más llamativo es aún el descenso que prevén para las viviendas iniciadas que superaron las 900.000 en 2007 y que apenas llegarán a las 500.000 en 2009. Un tercer dato que apunta en esa línea es la producción del sector, que bajó un 1,4% en agosto, la segunda mayor bajada de la zona euro, según los datos facilitados por Eurostat.

Pero dónde más se va a percibir el aterrizaje suave de la construcción será en el mercado laboral, en el que se prevé una destrucción de empleo de 83.000 puestos de trabajo para el año que viene, frente a la tendencia de fuerte creación de empleo en los últimos seis años, en los que se había generado una media de 150.000 empleos anuales. Sin embargo, el informe destaca la mejora de la movilidad entre sectores como una de la soluciones para esa destrucción de empleo.

Escrivá señaló que del total de la población ocupada en la construcción en 2007, el 77,9% seguirá en su puesto de trabajo en 2008, el 12% irá al paro y un 11% se colocará en otros sectores. 'La posibilidad de transición desde la construcción a otro sector económico ha pasado de un 9% a un 12% en el último año', señaló. Del total de los ocupados en el sector de la construcción que cambia de sector, el 20% se emplea en la industria extractiva mientras que el 18% encuentra acomodo en el comercio y la hostelería.

En el apartado dedicado al mercado laboral en general, en el que se han analizado los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) de los últimos siete años, se traza un panorama optimista respecto a la creación de empleo, que crecerá entre el 2% y el 3% en 2008, lo que supondrá una creación de empleo cifrada en 410.000 puestos de trabajo.

Esta cifra representa, no obstante, casi 250.000 puestos menos que en 2007 y 350.000 menos que 2006. Del conjunto de la población ocupada en 2007, el informe prevé que el 93% seguirá en su puesto de trabajo en 2008, que el 3,8% irá al paro y que el 3,4% permanecerá inactivo, bien por jubilación o por estudios.

El estudio estima que el euro se mantendrá fuerte, en el entorno del 1,39 dólares por euro, lo que, a juicio de Escrivá, supondrá pérdidas de competitividad para las exportaciones vía precios. Sin embargo considera que ese cambio restrictivo puede ser una buena oportunidad para mejorar la productividad de la industria.

Menor impacto para los hogares

Escrivá señaló durante su intervención que el impacto de la crisis financiera en EE UU será menor en España, y más en concreto, en los hogares. En su opinión, la crisis ha provocado un cambio en las políticas monetarias del Banco Central Europeo, cuyo primer efecto será una bajada del euribor. 'Prevemos que la principal referencia para contratar hipotecas estará por debajo del 4% para finales de 2008 por el mantenimiento de los tipos de interés y por que se está empezando a rebajar la tensión en los mercados interbancarios, especialmente en los préstamos a tres meses', aseguró el economista jefe del BBVA. En su opinión, el Banco Central Europeo va a mantener este año los tipos en el 4% y los bajará al 3,75% en 2008, como consecuencia de un crecimiento menor en la zona euro y una menor tensión en los precios. El BBVA prevé que no superarán el 2% en España.