Aerolíneas

Aviación Civil vigila a Vueling para evitar perjuicios al usuario

Vueling logró ayer darse un pequeño respiro en Bolsa en su semana más negra. La aerolínea de bajo coste, que experimentó alzas superiores al 9% durante la sesión, cerró finalmente al mismo precio que la jornada anterior, a 8 euros por acción.

Una mala noticia volvió a pasar factura a la compañía fundada por los empresarios Carlos Muñoz y Lázaro Ros. Ayer trascendió que Aviación Civil realiza un 'seguimiento exhaustivo' de las finanzas de la compañía para determinar si sus pérdidas pueden tener efectos sobre los usuarios. El secretario general de transportes, Fernando Palao, recordó que la dirección general de Aviación Civil dispone de un mecanismo que analiza las condiciones financieras de las compañías. En este sentido, apuntó que si se llega a la conclusión de que estas condiciones tuvieran efectos sobre los pasajeros de Vueling 'se tomarían las medidas correspondientes'. Pese a todo, aclaró que 'no parece que haya problemas de cara a los usuarios' que obliguen a la administración a tomar medidas relevantes, señaló a Efe.

Fuentes de la aerolínea quisieron dejar claro que la compañía 'está operando con normalidad todas sus rutas y con todos los aviones de su flota'. Asimismo, indicaron que no hay ninguna investigación en marcha y que las competencias de Aviación Civil son aplicadas sobre todas las aerolíneas'.

Las dudas sobre la situación financiera de la línea aérea de bajo coste crecieron el lunes, después de que la compañía advirtiera de que podía alcanzar este año un resultado bruto negativo de 10 millones de euros. La aerolínea también fue castigada por uno de sus bancos colocadores, Goldman Sachs, que rebajó el valor de sus títulos a 2,5 euros.

Otro informe del banco de inversión JPMorgan le augura un horizonte negativo ante el avance que está llevando Clickair en el aeropuerto de El Prat y la competencia de Spanair.

La guerra de precios y el alza del precio del petróleo dificulta según el banco de inversión 'una progresión hacia beneficios y volver a ser un valor en crecimiento'. JP Morgan estima que este año Vueling registrará unas pérdidas de 64 millones de euros. Los números rojos, a su juicio, continuarán durante dos ejercicios más, pese a que Vueling había proyectado que 2007 sería el año en que entraría en beneficios. Los ingresos, según las previsiones del banco de inversión se situarán, en 355 millones de euros este año. Vueling preveía una facturación superior a los 400 millones. Para 2008, en cambio, JP Morgan proyecta unos ingresos de 495 millones de euros.

El banco de inversión también considera difícil que Vueling se vea inmersa en una operación corporativa dentro del sector, argumentando que su nueva presidenta, Barbara Cassani, no es partidaria de ellas. Cassani fundó la aerolínea Go, filial de bajo coste de British Airways, que posteriormente fue vendida a Easyjet.

Los dos fundadores de Vueling, Carlos Muñoz, y Lázaro Ros, han perdido el 40,3% del dinero invertido hace dos semanas para reforzar su presencia en el capital de la aerolínea. Ambos adquirieron en el mercado un total de 24.345 acciones, lo que supuso una inversión superior a los 300.000 euros, informa Efe.