Para invertir

El euro rompe la barrera de 1,42 dólares

La fortaleza del euro se acentúa. Siete sesiones y siete máximos intradiarios han llevado a la moneda europea a superar 1,42 dólares por primera vez en la historia. La expectativa de un menor diferencial de tipos de interés entre Europa y Estados Unidos es el principal detonante de la subida. Todo ello en un entorno marcado por la incertidumbre respecto a la fortaleza de la economía estadounidense.

Una trayectoria ascendente que deja la ganancia del euro en lo que va de año en el 8,1%, porcentaje que se reduce al 3,5% si se tiene en cuenta su cambio efectivo, es decir su evolución respecto a la cesta de divisas con las que más comercian los exportadores europeos.

'El euro podría darse la vuelta con una velocidad asombrosa en el momento menos pensado. El nivel 1,40 es clave. Nivel que considero límite entre la realidad y la exuberancia, y una vez que caiga y cierre convincentemente por debajo será tiempo de aprovechar las potenciales ganancias que podrían obtenerse posicionándose corto. Recordemos que el mercado siempre tiende a sorprendernos subiendo o bajando más de lo que pronosticamos', comenta Andre Schachter de Advanced Currency Markets.

Los analistas y economistas, sin embargo, empiezan ya a hablar de un nivel de 1,45 dólares como el próximo objetivo posible. Y es que en algo menos de dos semanas el euro ha pasado de cotizar a 1,363 a dispararse ya muy por encima de la barrera técnica y psicológica de los 1,40 dólares al alcanzar 1,4278. Eso sí, la mayoría reconoce que la fortaleza del euro se debe más a la desconfianza que genera la economía estadounidense y no tanto a una apuesta real por la moneda europea. El dólar, de hecho, está en caída libre respecto a otras divisas contra las que cotiza. En el trimestre ha caído respecto a 14 de las 16 divisas contra las que cotiza, lo que supone una depreciación del 4,5% frente al euro y del 6,5% frente al yen por citar algunos ejemplos. El último tirón del euro frente al dólar el viernes se debió en buena medida a los datos económicos publicados en EE UU. Si bien un análisis uno a uno dejaba una lectura mixta, el inversor de divisas optó por centrarse en el componente de inflación subyacente que dejaba el dato de consumo personal, el indicador preferido por la Reserva Federal a la hora de analizar la evolución de precios. El dato mostró un repunte del 1,8%, una cifra lo suficientemente benigna para garantizar un margen de maniobra a la autoridad monetaria.

La rebaja de medio punto, practicada por la Reserva Federal el pasado 18 de septiembre, dejó el precio del dinero en el 4,75% frente al 4% de Europa. El BCE lo tiene más difícil para subir los tipos tal y como desea ante las circunstancias actuales, lo que ha llevado a las principales casas de análisis a mostrarse partidarias de un mantenimiento en el momento actual. Entretanto, los futuros ya dan una posibilidad del 86% a un recorte de otros cuarto de punto en la reunión que mantendrá la Reserva Federal el 31 de octubre.

A la espera de nuevo acontecimientos, la expectativa de un menor diferencial sigue alimentando la fortaleza del euro.