Aerolíneas

British Airways apoya a Airbus con la compra de 12 A-380

British Airways dio ayer luz verde a su primer gran pedido de aviones de largo alcance en los últimos nueve años, con el anuncio de la compra de 12 Airbus 380 y 24 Boeing 787, más opciones sobre otros siete y 18 aparatos más, respectivamente.

A precios catálogo, la adquisición ronda los 8.200 millones de dólares (5.800 millones de euros). Sin embargo, los habituales descuentos que se aplican en este tipo de operaciones podrían limitar el desembolso a 4.300 millones de euros, según estimaciones de los analistas de Collin Stewart, informa Reuters.

La decisión supone un cambio en la política tradicional de la aerolínea británica, que hasta ahora tenía a Boeing como única referencia a la hora de comprar aviones para su flota de largo recorrido. El hecho de que ahora haya decidido apostar también por el superavión de Airbus supone un espaldarazo para el fabricante europeo, que trata de recuperarse de la crisis provocada por los retrasos en el Superjumbo.

A pesar de que el consejero delegado de British Airways, Willie Walsh, ha negado la existencia de consideraciones políticas en la decisión de compra, la nueva apuesta por Airbus debe enmarcarse en el acuerdo estratégico cerrado este verano entre la empresa y el Gobierno británico y que permitirá que el Reino Unido cuente, próximamente, con dos representantes en el consejo de administración del grupo aeroespacial EADS, matriz de Airbus.

Según explicó Walsh, la intención de British Airways es que los nuevos A-380, con 555 asientos, operen en sus mercados de mayor densidad y sirvan para maximizar el uso de sus 'escasos' slots en el aeropuerto londinense de Heathrow. Por su parte, los 787 se usarán para abrir nuevas rutas y mejorar las frecuencias en los mercados ya existentes. El conjunto de aviones encargados (compras en firme y opciones) permitirá a la compañía incrementar su capacidad de transporte hasta un 4% al año, ajustando sus posibilidades de crecimiento a las condiciones del mercado. La aerolínea recibirá los aviones entre 2010 y 2014.