Industria

Durex cierra en Barcelona, donde emplea a 230 personas

La multinacional SSL cerrará la única planta europea de preservativos de Rubí (Barcelona) por la pérdida de competitividad y el progresivo traspaso a Asia de los fabricantes de látex, la principal materia prima. Por eso, la producción se trasladará a Tailandia. La plantilla de 230 empleados no entiende cómo puede parar una factoría que produce la marca Durex, que controla el 45% del mercado.

Los 230 trabajadores de la antigua Laboratorios ICO no tenían ninguna sospecha sobre el futuro de la factoría de Rubí (Barcelona) hasta la mañana de ayer, cuando la dirección del centro comunicó la decisión de cerrar en los próximos dos o tres meses, a finales de año. La factoría de preservativos con la marca Durex es la única del grupo británico SSL Healthcare Manufacturing existente en Europa. Un escueto comunicado del holding SSL International anunció el cese de la producción debido a la pérdida de competitividad, con 'una evolución claramente negativa en la situación económica y productiva'.

Sin embargo, fuentes sindicales señalaron que la fábrica no genera pérdidas. Además, las mismas fuentes señalaron que 'no entendemos cómo puede tener problemas de productividad una factoría que fabrica la marca Durex, que cuenta con una cuota de mercado del 45% en el mercado español'. El grupo dedicado a productos sanitarios de consumo se limitó a destacar que cumplirá todas las exigencias legales que prevé la legislación y que elaborará un plan social que facilite la recolocación de los 230 empleados, el 75% mujeres. La primera reunión para negociar las condiciones del cierre se realizará el próximo miércoles.

Fuentes del sector señalaron que una de las principales razones de la pérdida de rentabilidad que ha esgrimido la empresa se debe al traslado progresivo a los países asiáticos de los fabricantes de látex, la primera materia prima para la producción de profilácticos. En cualquier caso, la compañía trasladará la producción a Tailandia e India, informa Bloomberg. Un portavoz de la empresa no confirmó este extremo.

La factoría de Rubí recibió una inversión de 1,5 millones de euros en 1997 para aumentar la producción, que en ese momento estaba situada en los 300 millones de unidades anuales. El grupo se centraba en tres gamas de productos: las medias de compresión Samber, los artículos de puericultura con la enseña Mister baby ICO y los profilácticos.

Compra de marcas

En este último sector, la multinacional adquirió la marca Androtex, fabricada en Japón, para aumentar su presencia en el canal de distribución (grandes superficies, hipermercados, supermercados y autoservicios), donde contaba con una cuota de mercado del 49%. La fábrica ha exportado desde un primer momento más de la mitad de la producción, situándose actualmente en el 75% del total. Uno de los principales mercados era el Reino Unido.

En 1999, la multinacional London International Group (LIG) optó por eliminar la denominación de Laboratorios ICO, que contaba con un nivel de facturación de 43,3 millones de euros. Más recientemente, SSL recibió el interés de la multinacional de productos de limpieza para el hogar Reckitt-Benckiser para adquirir el grupo.

Desde termómetros a tetinas para bebés

La compañía cerró en la década de los noventa una primera fábrica, instalada en pleno centro de Barcelona, dedicada a la fabricación de termómetros. La situación fue entonces similar a la actual, porque los problemas medioambientales que suponía la manipulación de mercurio en un centro urbano desaconsejaron su mantenimiento, que se trasladó a la India. Laboratorios ICO también fabricaba con la misma marca una amplia gama de productos para bebés, desde tetinas, a chupetes y otros productos de puericultura. SSL cambió la marca por la de Próxima.