æscaron;ltima

Dos futuros rascacielos españoles, entre lo más selecto de Miami

El estudio mallorquín Seguí & Partners ha diseñado el proyecto ejecutado por el grupo Pedro Iglesias.

Dos futuros rascacielos españoles, entre lo más selecto de Miami
Dos futuros rascacielos españoles, entre lo más selecto de Miami

Best in town' (lo mejor en la ciudad). Con esas palabras los miembros del Urban Design Review Board de Miami, la comisión urbanística de la ciudad estadounidense, valoraban el proyecto para construir dos rascacielos del grupo inmobiliario español Pedro Iglesias en el área de la avenida Brickell. El organismo, compuesto por los arquitectos más representativos de la ciudad, se reúne periódicamente para aprobar los proyectos arquitectónicos. Y calificaron como 'increíbles y maravillosos' a estos dos edificios.

'La zona de Brickell es a Miami, lo que Manhattan a Nueva York', explican fuentes de la promotora madrileña. En ese barrio están las empresas más importantes, incluidas españolas como el Santander, los edificios más emblemáticos, y donde el empresario textil Amancio Ortega construye el rascacielos Epic. 'A la comisión le han gustado mucho nuestros edificios porque disponen de una gran cantidad de servicios, como un hotel o dos galerías comerciales, aportando calidad de vida a la zona', añaden desde la constructora.

El verde esmeralda brillará en la costa de Florida a partir de 2011, cuando estén terminados los dos rascacielos, ya que el cristal del revestimiento es de ese color. Emeraude I y II (esmeralda, en francés) diseñados por el estudio mallorquín Seguí & Partners del arquitecto Bartolomé Tolo Seguí, se impondrán con glamour como los colosos más altos en la ciudad mundialmente conocida por ser la tierra prometida de cantantes como Julio Iglesias o Alejandro Sanz y, por supuesto, por la serie de televisión Corrupción en Miami.

Los dos edificios de 300 y 250 metros, los más altos Miami, se construirán en la avenida Brickell, la zona financiera de la ciudad

El mayor de los bloques tendrá casi 300 metros de altura, 65 plantas y 200.000 metros cuadrados en primera línea de costa. 'Lo que más ha gustado a la comisión es la forma de vela, que permite que todas las habitaciones tengan vistas al mar', aseguran desde la promotora presidida por Pedro Iglesias.

Este edificio, además de espacio para oficinas, cuenta con un hotel de cinco estrellas, residencias de lujo, spa, sala de espectáculos para 1.500 espectadores, centro de convenciones, restaurantes con vistas al mar, centro médico, un centro comercial e incluso una pista de patinaje sobre hielo. Tal vez las estrellas Gloria Stefan o Paulina Rubio, residentes en la soleada Florida, también se acerquen al estudio de grabación del rascacielos.

El hermano pequeño, el Emeraude II -de 250 metros de altura- dispone de 75.000 metros cuadrados de superficie construida en 60 plantas, distribuidos en oficinas, viviendas y dos plantas completas para uso comercial.

El grupo Pedro Iglesias no ha querido aclarar el coste total de la operación, aunque según ha publicado la prensa mallorquina, sólo la torre pequeña tendría un coste de 180 millones de euros. Tampoco se conoce quién financiará el proyecto, pero desde la empresa se asegura que serán 'entidades españolas'.

El estudio de Tolo Seguí participa en este proyecto como socio de la promotora. Esta colaboración no es nueva, pues se han unido para el proyecto más importante -hasta ahora- del grupo inmobiliario: un resort en Murcia con campo de golf, donde han vendido 1.500 viviendas. Pero buscaban una 'diversificación', por lo que dieron el salto internacional, invirtiendo en Portugal en dos promociones. Después marcharon a EE UU, 'un país de garantías para realizar inversiones por su seguridad jurídica', según la compañía, donde han comprado dos edificios en el exclusivo barrio del Soho en Nueva York. De ahí han pasado a Miami por ser 'la capital latina del mundo'.