Banca

Banesto entra en el negocio de las tarjetas restaurante para acercarse a las pymes

Banesto y Grupo Copel unen sus fuerzas. Las dos compañías acaban de firmar un acuerdo de colaboración para emitir tarjetas restaurante. Estos plásticos, de uso exclusivo en locales de hostelería, van destinados a competir con los cheques comida.

En octubre, Banesto iniciará la emisión y venta de la nueva tarjeta Buen Menú. El banco que preside Ana Patricia Botín la ofrecerá en sus 1.945 sucursales. Por el momento, no ha previsto vincular este producto a otros servicios, como la tarifa plana para pymes. Los plásticos van dirigidos tanto a compañías que ya son clientes de la entidad como a aquellas que no.

Los esfuerzos comerciales se centrarán en el segmento de las pymes, aunque el banco no descarta dirigirse a empresas de mayor entidad. Banesto no especificó cuáles son sus perspectivas de negocio para la tarjeta Buen Menú, como la facturación o el número de unidades en circulación que alcanzará en los próximos años. Tampoco señaló la duración de su acuerdo, aunque sí indicó que se trata de un proyecto 'a largo plazo'.

Cómo funciona el producto

El plástico funciona de la siguiente manera: una vez al mes, se recarga la tarjeta de cada empleado. Luego, el trabajador puede utilizar el producto en cualquiera de los 253.000 establecimientos que admiten pago con tarjeta en España. De hecho, la tarjeta Buen Menú cuenta con el sello de Mastercard y funciona como cualquier otro plástico de este tipo. Además, se puede consultar el saldo disponible en una tarjeta a través de internet o por medio de un SMS.

Banesto no es la primera entidad con quien se alía el Grupo Copel para poner en circulación productos de este tipo. La compañía madrileña trabaja también con Caixa Catalunya, Banco Cooperativo Español y RBC Dexia. En total, tiene 58.812 plásticos emitidos.

Las tarjetas restaurante permiten a cualquier empresa sufragar las comidas de sus empleados en días de trabajo. Políticas laborables como ésta representan ventajas tanto para las compañías como para sus trabajadores. Por un lado, las ayudas así otorgadas están exentas de cotización a la Seguridad Social, mientras que el usuario no debe incluir el dinero recibido por esta vía en su declaración de Hacienda.

No obstante, el Gobierno se ha propuesto controlar más de cerca el uso que se hace de estas ayudas. El reglamento del IRPF que entró en vigor este año exige que los pagos para comida exentos de tributación no se acumulen entre días. Como compensación, Hacienda ha elevado de 7,81 a 9 euros diarios la ayuda máxima que se puede dar por jornada y persona.

Además de la tarjeta Buen Menú, Grupo Copel cuenta con BM Plan. Este servicio, disponible desde el año pasado, extiende los incentivos fiscales para las empresas y sus empleados a otras áreas como el seguro médico, las guarderías y la conexión de ADSL.