Cuentas

La deuda de Llanera ascendía a 748 millones en 2006

La deuda total del grupo Llanera asciende a 748 millones de euros, según las últimas cuentas de la compañía a las que ha accedido este diario. Hasta ahora la empresa en declaraciones públicas sólo había reconocido 300 millones de euros de deuda a largo plazo con entidades de crédito. A esta cifra hay que añadir otros 356 millones de deuda a corto plazo. Sus gastos en personal y en publicidad se dispararon, superando los de compañías gigantes del sector como Fadesa o Testa.

La deuda de Llanera ascendía a 748 millones en 2006
La deuda de Llanera ascendía a 748 millones en 2006

La deuda total del grupo Llanera asciende a 748 millones de euros, según se expone en la auditoría de las cuentas del ejercicio 2006, presentadas el pasado mes de abril y a las que ha accedido este diario. En recientes declaraciones públicas la compañía sólo había reconocido una deuda de 300 millones de euros. En realidad esa cifra responde únicamente a la deuda a largo plazo contraída con entidades de crédito; a esos 300 millones hay que añadir la deuda a corto plazo con entidades de crédito, con empresas asociadas y otras no comerciales por valor total de 356 millones de euros. Además, en el apartado de deuda a largo plazo hay que sumar la deuda contraída con la Administración por 22,5 millones y con acreedores por operaciones de tráfico por 58,5 millones (en total 748 millones de euros).

Un portavoz de la compañía indicó ayer que ante la deuda contraída hay que recordar que en el mismo ejercicio Llanera cuenta con un activo circulante de 645 millones de euros de los que 381 millones son valor de existencias.

Los datos de la auditoría reflejan la situación en la que se encuentra la empresa, al contar con fondos propios de 70 millones. El grupo valenciano trata de agotar todas las vías antes de presentar un proceso concursal. En las últimas semanas han abandonado la empresa altos directivos.

Llanera destinó a gastos de personal 30,2 millones en 2006; Testa, la filial de Sacyr, gastó 6,6 millones

Los ingresos registrados por ventas de promociones dan cuenta del escaso negocio inmobiliario realizado por Llanera: ascendieron a 6,1 millones de euros, una cifra extremadamente pequeña para una compañía que pretendía competir con las grandes inmobiliarias españolas.

En la memoria del año pasado de Llanera Inmobiliaria se registra también como ventas de terrenos un importe por 179,3 millones de euros. Sin embargo 98,9 millones de esa cantidad responde a la venta de parte del suelo adquirido ese mismo año del patrimonio de Regadíos y Energías de Levante (Reva) a Bancaja y Banco de Valencia. Y Lehman Brothers, que financió la operación de Reva a Llanera, negocia ahora con el grupo valenciano la devolución del préstamo de 150 millones de euros otorgados para llevar a cabo la compra.

Gastos disparados

Los gastos de personal dieron un salto considerable hasta alcanzar los 30,27 millones de euros, un 140% más que el año anterior. La compañía pasó en un solo ejercicio de tener 403 empleados a 763 en 2006. En el departamento de dirección la cifra pasó de 18 empleados a 40. Por poner un ejemplo del sector, Fadesa, como empresa individual, reconoció en su última auditoría ante la CNMV un gasto de personal de 64 millones de euros para 1.265 empleados. La constructora gallega, que facturó más de 1.000 millones, tenía entonces 39 directivos, uno menos de los que trabajaban para Llanera. Otro ejemplo: la inmobiliaria de Sacyr, Testa, registró como gastos de personal 6,6 millones de euros en 2006.

Siguiendo con la inmobiliaria Testa, una de las mayores de España: la empresa registró como 'otros gastos de explotación' 53,7 millones en 2006. Llanera registró en la misma partida un gasto de 65,6 millones de euros.

Compromisos de compra de suelo por 328,7 millones

Llanera tiene compromisos de compra de suelo pendientes por 328,7 millones de euros. Se trata de la cantidad que deberá pagar en caso de hacer efectivas las opciones que ha firmado y que en el último año se han más que triplicado, ya que en 2005 Llanera declaró compromisos por 97,3 millones de euros. La inmobiliaria de la familia Gallego ha utilizado el sistema de pagar una señal por una opción de compra como alternativa a la compra efectiva de suelo. Normalmente lo ha hecho sobre suelo rústico, y la condición para cerrar la compra definitiva ha sido la recalificación del mismo en urbanizable. De no ejecutarse la compra en el plazo marcado, la empresa puede perder la señal. La dificultad para recalificar el suelo, que puede tardar hasta seis años, frente a los ambiciosos plazos de dos años que se marcó Llanera, pueden haber provocado la pérdida de muchas de estas opciones. De hecho, de las 24 urbanizaciones con campo de golf que la compañía había proyectado en el litoral mediterráneo, sólo tiene permiso, y aún no definitivo, para construir una en Murcia.