Feria IFA

La alta definición quema etapas para imponerse

Las últimas novedades en televisión se dan cita en la feria IFA de Berlín.

La televisión de alta definición se ha convertido en la principal prioridad de las grandes firmas del sector multimedia, tal como queda reflejado en los contenidos que se presentan estos días en la muestra IFA de Berlín, la mayor feria del sector que se celebra en Europa. La guerra entre Blu Ray y HD-DVD por imponer un nuevo estándar de discos que sustituya al DVD es uno de los principales alicientes del encuentro.

Mientras que en España todavía colea el proceso por el que se quiere convertir en masiva la recepción de la televisión digital terrestre (TDT), asegurando que el llamado apagón digital sea un realidad en 2010, la industria mundial de los aparatos y contenidos multimedia lleva volcada durante los dos últimos años sobre el proyecto de desarrollo de la televisión de alta definición con todas sus consecuencias. Este estándar, que multiplica por dos la resolución de los actuales televisores, se ha vuelto a revelar como la gran apuesta del sector en la feria de la electrónica IFA que se celebra desde el pasado viernes en la ciudad de Berlín y que con sus 1.049 expositores de 70 países se considera como el más importante foro de este sector que tiene lugar en Europa.

Todas las grandes firmas de fabricación de equipos de televisión, Sony, Philips, Samsung, LG, se han volcado en la presentación de nuevos modelos de gran formato en alta definición con espectaculares pantallas planas de LCD, con sintonizador de TDT integrado. Como elementos comunes a esta clase de aparatos se incorporan conexiones a todo tipo de dispositivos, como cámaras de fotos digitales, reproductores de música MP3 y MP4, o sistemas de almacenamiento masivo de datos, como discos duros externos y lápices USB, con lo que esta nueva generación de monitores se convierte en una clara alternativa o en una fuerte competidora a los ordenadores.

Los fabricantes se han visto arrastrados en una carrera de bajada de precios que solamente durante el último año ha producido recortes superiores al 20% en las principales gamas de 32 y 42 pulgadas que, en sus versiones básicas, se sitúan ya en entornos de los 800 y los 1.200 euros. La estrategia defensiva que mantienen las principales firmas del sector es añadir de manera compulsiva todo tipo de ventajas a sus aparatos con el fin de mejorar sus prestaciones a cambio de pequeño o no tan pequeños incrementos en los precios finales de venta.

Muestra de esa estrategia es el lanzamiento por parte de Philips de su nueva gama de televisores Aurea que, aparte de todos los elementos básicos de los aparatos de la más alta gama y un diseño ultramoderno, incorpora un sistema de luces por detrás y por delante del aparato que replican y amplían los colores de los contenidos que se emiten en cada momento, provocando la sensación de que se visualiza una pantalla gigante.

Una nueva generación de discos

Como ocurre en la implantación de cualquier tecnología las primeras fases son las más complicadas. En los dos últimos años han empezado a emitirse en Europa los primeros canales de TV en este estándar, pero aún no hay más de medio centenar. Como principal alternativa para usar con toda su gama de prestaciones los nuevos televisores de alta definición, sus propietarios tienen que recurrir a los contenidos enlatados. Pero los DVD tradicionales no ofrecen suficiente calidad. Para cubrir esa demanda se han lanzado dos estándares de almacenamiento en alta resolución, Blu Ray y HD-DVD. Algunos expertos advierten que tal vez ninguno de ellos triunfe, ya que se están desarrollado sistemas como discos duros externos o lápices de datos que cada vez tienen mayor capacidad de almacenamiento.