Filial de Ferrovial

BAA desmiente "tajantemente" que vaya a recortar 2.000 puestos de trabajo

La gestora de aeropuertos BAA, propiedad del grupo español Ferrovial, ha admitido hoy que estudia un recorte de empleos para mejorar su rendimiento, y que, según la prensa británica, podría afectar hasta a 2.000 personas o un 13% de su plantilla.

El despido de más de 2.000 personas no va a ser ejecutado, según la compañía, ya que el gestor de los aeropuertos londinenses se ha puesto como objetivo "mejorar" el servicio al pasajero final. En este sentido, fuentes de la empresa consultadas por Europa Press recalcaron que BAA, "por el contrario", ha contratado a 1.400 oficiales de seguridad más y, desde hace un año, está realizando un plan de optimización de la eficiencia.

El diario británico 'The Times' publicó ayer que BAA estaba planeando un recorte de 2.000 empleos, en el marco de una "rigurosa" revisión de los costes y de los niveles de eficiencia puesta en marcha en todos los aeródromos de la compañía en Reino Unido -Londres-Heathrow, Londres-Gatwick, Londres-Stansted, Edimburgo, Glasgow, Aberdeen y Southampton- para mejorar los beneficios.

Además, el rotativo apuntaba que Ferrovial, propietaria de BAA, estaría estudiando la venta de uno o más aeropuertos. "Negamos tajantemente lo que ha publicado 'The Times'", recalcaron estas mismas fuentes, que destacaron que la compañía está invirtiendo en incrementar el personal de servicio al pasajero y está realizando una reestructuración para optimizar la eficiencia.

FERROVIAL 26,58 0,91%

Según el diario londinense, los despidos afectarían a todos los departamentos de la compañía, que cuenta con unos 15.000 empleados, con excepción del departamento de seguridad, donde el número de trabajadores se elevó recientemente para hacer frente al incremento de los controles, aunque siguen siendo insuficientes para prevenir retrasos.

El rotativo también señala que estaba previsto que los recortes se mantuvieran en secreto hasta "mucho después" de este año y considera que aumentarán la preocupación entre los británicos de que Ferrovial no se está centrando en los intereses a largo plazo de los aeropuertos internacionales clave para Reino Unido.