Internet
Sólo 4 internautas de cada 100 acceden a ADSL a máxima velocidad
Sólo 4 internautas de cada 100 acceden a ADSL a máxima velocidad

Sólo cuatro internautas de cada 100 acceden a ADSL a máxima velocidad

La oferta estrella de las operadoras de ADSL es más publicitaria que real, por lo menos con los datos de la CMT en la mano, que atestiguan que sólo el 4% de los internautas navega a 20 megas. Ono ha irrumpido en esta competición con una oferta de 25 megas. Asegura que llega a seis millones de hogares.

Son las más anunciadas, tienen los precios más económicos y, por supuesto, son las más veloces, pero las cifras de implantación demuestran que su disponibilidad real es escasa. Así lo vuelven a confirmar los datos de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT). Si a finales de 2006 el porcentaje de líneas de banda ancha conectadas a las archifamosas ofertas de 20 megas era del 3,6%, a cierre del primer trimestre de este ejercicio la cifra ha subido ligeramente y sobrepasa por muy poco el 4%.

Cuando terminó marzo había 7,1 millones de líneas de acceso a internet de banda ancha en España, así que los porcentajes implican que sólo 287.504 internautas disfrutan de la supervelocidad. Y, si se agrupa a los usuarios de internet por la capacidad de su línea, el resultado es que únicamente los que conservan velocidades inferiores a 600 Kbps ­superadas hace ya mucho tiempo­ son menos en número que los que tienen ADSL a 20 megas.

Según los datos de la CMT, la gran mayoría de las líneas de banda ancha se conectan a un mega, aunque en estos momentos las cifras han Ono sacude el mercado con la primera oferta a 25 megas cambiado. Los datos del regulador son hasta marzo, pero este verano Telefónica ha comenzado a triplicar la velocidad de sus clientes de un mega y llevarla a tres, de forma que esta última capacidad es, sin duda, la mayoritaria en estos momentos.

Las más altas velocidades quedan en manos de los competidores de Telefónica en ADSL. Son Jazztel, Orange,

Yacom y Tele2 los que tienen en el mercado ofertas de 20

megas y los que concentran un mayor número de clientes

en estas capacidades.

Telefónica, por ejemplo, sólo tiene 34.311 usuarios que navegan a 20 megas, mientras que las operadoras de cable cuentan con 660. Orange, Jazztel, Yacom y Tele2 suman 252.533 clientes. Lo exiguo de estas cifras contrasta con el precio y el atractivo de las ofertas de las operadoras alternativas, con propuestas de ADSL a 20 megas y llamadas nacionales gratis desde 40 euros al mes.

El problema es la posibilidad real que tienen los usuarios de contratarlas, puesto que exige tener muy cerca del hogar una central en la que la compañía haya instalado sus equipos. Las operadoras son reacias a revelar el alcance de sus ofertas, pero una de sus competidoras, Ono, asegura que se queda sólo en el 2% de los hogares.

Y por eso ha decidido irrumpir en el mercado de la supervelocidad. El operador de cable Ono había evitado combatir en esta batalla, pero ayer anunció una renovación de precios que incluye una oferta de banda ancha a 25 megas, llamadas y televisión.

La diferencia entre esta propuesta y la de sus rivales de ADSL es que Ono asegura que sus 25 megas son ¢reales¢, es decir, que no se quedan en la mitad de lo publicitado, y que cualquiera de los 6,3 millones de hogares que tiene pasados con su cable puede acceder a ella.

Distintos precios, políticas diferentes

Ono ha entrado en la lucha de la alta velocidad con una oferta de triple play ­banda ancha a 25 megas, televisión y voz­ a 81,5 euros al mes, en su paquete más barato. Esta cifra es bastante superior a lo que cobra Jazztel por su propuesta más similar ­48,9 euros­ o Yacom ­57,6 euros­.

La operadora de cable, sin embargo, asegura que su oferta supera a la de sus rivales porque su velocidad es real y si anuncia 25 megas es porque los da en toda circunstancia, y porque la disponibilidad geográfica es mucho mayor. Fuentes de sus rivales, en cambio, replican que Ono tendrá los mismos problemas que están teniendo ellas. Es decir, que su tecnología, el cable, hace imposible que todos los usuarios disfruten de 25 megas y que tampoco podrá dar esta velocidad a los 6,3 millones de clientes que asegura.

Por ahora, la única operadora que se ha quedado algo al margen de la pugna por la supervelocidad es Telefónica, que reserva sus 20 megas para usuarios con un alto perfil de consumo y no para el gran público.