Freno

El déficit comercial español confirma su desaceleración

La sangría comercial que sufre España confirma su contención. Entre enero y junio, las importaciones crecieron un 6,7% interanual, mientras que las exportaciones lo hicieron una décima menos. El déficit comercial creció un 7,1%, menos de la mitad que en el mismo periodo del año pasado.

El déficit comercial español se situó en el primer semestre del año en 46.216 millones de euros, lo que representa un incremento del 7,1% respecto al mismo periodo del año anterior, según los datos publicados ayer por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Este crecimiento supone una desaceleración importante del ritmo de avance respecto a los seis primeros meses de 2006, cuando el déficit comercial creció un 19,1%, y de 2005, cuando lo hizo un 33,2%.

La tasa de cobertura exportadora (cociente entre el valor de las exportaciones y las importaciones) se situó en los seis primeros meses del año en el 66,5%, una décima menos que en el primer semestre de 2006. El déficit comercial hasta junio fue consecuencia de un incremento del 6,6% de las exportaciones, hasta los 91.658 millones de euros, mientras que las importaciones se situaron en 137.874 millones de euros, con un aumento del 6,7%.

El sector exportador más dinámico en el periodo fue el de semimanufacturas no químicas, con un avance de las ventas del 17,6%, seguido de las exportaciones de productos químicos (9%), manufacturas de consumo (8,4%) y alimentos (6,3%). Las ventas de materias primas aumentaron un 3,6%. En cambio, se redujeron las exportaciones en dos sectores: bienes de consumo duradero (-2,9%) y productos energéticos (-13,2%).

Las exportaciones y las importaciones crecen a ritmos muy similares

Por el lado de las importaciones, el mayor dinamismo correspondió a las compras de semimanufacturas no químicas (27,3%) y materias primas (17,2%). También crecieron por encima de la media las importaciones de bienes de equipo, con un 9,1%.

Las importaciones de bienes de consumo duradero crecieron un 10,3%, mientras que las de alimentos situaron su crecimiento en el 7,7%. Por su parte, las compras del sector del automóvil aumentaron un 6,4%. Frente a estas subidas, las importaciones de productos energéticos se redujeron un 6,5% en tasa interanual, al tiempo que las compras de petróleo y sus derivados cayeron un 8,2% y las de gas un 0,1%.

Francia y Alemania

En cuanto al análisis geográfico de las exportaciones, las dirigidas a la zona euro crecieron un 7,4%. Las ventas a Francia y Alemania, principales destinos exportadores, aumentaron un 7,4% y un 7%, respectivamente. Peor comportamiento tuvieron las ventas al Reino Unido, que crecieron un 0,4%, y a Portugal, un 3,3%.

Las exportaciones dirigidas a países no pertenecientes a la Unión Europea aumentaron un 6,7%, con un alza del 37,6% de las ventas a Rusia, incremento que contrasta con el descenso del 6,6% de las dirigidas a Turquía y de la caída del 6,7% a Suiza.