Empresas

Avalancha de procesos en el Tribunal de la Competencia

Los empleados de los servicios del Tribunal de Defensa de la Competencia (TDC) no tendrán este año demasiadas vacaciones. La condensación de procesos en relativamente habitual debido a que muchos proyectos empresariales larvados durante el resto del año se quieren dejar cerrados antes del periodo estival. Pero, tal y como explica Isabel Sánchez, portavoz de este tribunal, 'este verano de 2007 ha resultado peculiar, algo más ajetreado que los anteriores'.

Son cuatro fuertes proyectos de concentración empresarial los que han de tramitarse durante este mes para cumplir los plazos que tiene el Tribunal para emitir una resolución. Por eso, tal y como corrobora la portavoz, 'en verano trabajamos igual que durante el resto del año'.

En esta ocasión hay cuatro operaciones pendientes. La fusión de los grupos navieros Balearia y BuqueBus, por un lado; la de las aerolíneas Air Berlin y LTU, por otro, la de las empresas de transporte por carretera Continental Auto, National Express y Movelia, y la reciente compra de la cadena de supermercados Caprabo por el grupo vasco Eroski. Todas aguardan una respuesta para materializarse formalmente. Según la propia página web del Tribunal, deberán ser resueltas entre el 21 de agosto, la primera, y el 25 de septiembre, la última.

'Una vez notificada la intención de concentración, el Tribunal de Defensa de la Competencia y sus servicios cuentan con un plazo de dos meses para emitir su decisión final', explica Isabel Sánchez. 'Ese periodo suele agotarse incluso en verano; los procesos no suelen acabarse antes de lo previsto'.

Un abogado del grupo de transporte marítimo Balearia, compañía inmersa en uno de los cuatro procesos de concentración, asegura que para ellos 'tampoco hay mucha diferencia entre verano e invierno' y que en ocasiones 'resulta satisfactorio ver que el Tribunal trata de dar respuesta antes de que se cumpla el plazo bimestral'.

Reuniones

Durante el procedimiento, los magistrados que conforman el pleno se reúnen una vez por semana, 'aunque algunas lo hacen dos veces y otras ninguna'.

La presencia de todos los magistrados no es indispensable, pero sí la de los servicios que se encargan de elaborar el informe que más tarde procederán a debatir los jueces. 'Los servicios han de trabajar arduamente para realizar su labor de modo adecuado y cumplir los plazos establecidos', explica la portavoz.

'Con la nueva ley aprobada el pasado 3 de julio y prevista para entrar en vigor el 1 de septiembre, quizá las empresas se lo piensen más a la hora de afrontar una fusión, por aquello de la incertidumbre sobre el procedimiento', afirma.

Uno de los principales cambios que incluye la nueva reglamentación es la fusión del actual Servicio de Defensa de la Competencia, dependiente ahora del Ministerio de Economía, y el Tribunal de Defensa de la Competencia en un solo ente.

Muchos serán los que se acuerden de sus andanzas veraniegas cuando el próximo mes de septiembre traiga de vuelta el estrés y las obligaciones laborales. Pero al menos buena parte de los empleados del Tribunal de Defensa de la Competencia y sus vocales no podrán echarlas de menos, porque ni siquiera habrán tenido ocasión de disfrutarlas.'En verano trabajamos igual que durante el resto del año, incluso más'