Transporte

El sector inmobiliario viaja en jet privado

Luis Portillo (Colonial), Enrique Bañuelos (Astroc) o Manuel Jove (ex Fadesa) tienen aviones a nombre de sus compañías

El sector inmobiliario viaja en jet privado
El sector inmobiliario viaja en jet privado

Los trabajadores autónomos suelen poner a nombre de sus empresas el automóvil que compran para sus desplazamientos; algo así hacen los principales empresarios del sector inmobiliario español, aunque éstos en lugar de automóviles adquieren aviones.

El que más apego parece mostrar a las alturas es el ex presidente de Fadesa, Manuel Jove. El que ahora es primer accionista de BBVA -compró cerca del 5% a finales de julio- posee un avión marca Embraer que formaba parte del patrimonio de la inmobiliaria gallega; cuando Jove negoció en 2006 la venta de Fadesa a Fernando Martín, por más de 4.000 millones de euros, acordó con el ex presidente del Real Madrid retener la aeronave, además de fincas en Madrid por valor de seis millones de euros, apartamentos en La Coruña y dos coches marca Mercedes y uno marca Bentley valorados en 240.000 euros.

La compañía explicó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que estos activos 'han venido siendo utilizados por Manuel Jove Capellán de manera personal y por tanto se encuentran especialmente vinculados con él'.

Pero Jove persigue algo más en el aire: el empresario gallego realizó la operación sobre BBVA -valorada en más de 3.000 millones- a través de la firma Iaga Gestión; esta sociedad modificó en septiembre del pasado año sus objetos sociales, siendo los nuevos la adquisición de participaciones en el capital de todo tipo de entidades y 'la importación, comercialización y alquiler de aviones'. Y distintas fuentes apuntan la posibilidad de que Manuel Jove participe en el último trimestre del año en un intento de compra de la primera aerolínea española, Iberia.

Luis Portillo, presidente de Colonial, otea el horizonte europeo en busca de nuevas adquisiciones. Tras comprar Inmocaral, Colonial, Riofisa y el 15% de FCC en menos de dos años, lo que ha elevado la deuda de la compañía a más de 8.000 millones, el empresario sevillano utiliza un avión privado para sus desplazamientos por Europa en busca de oportunidades de inversión (Alemania, Croacia, Francia, Holanda…). La aeronave aparece en las cuentas de la sociedad de inversión de Portillo, Zent Inversiones; según la presentación del último ejercicio disponible en el Registro Mercantil (2005) el inmovilizado en curso 'se corresponde básicamente con las cantidades entregadas a cuenta para la construcción de un avión' por importe de 13,3 millones de euros.

Enrique Bañuelos, fundador y primer accionista de Astroc, vive, dicen, entre Madrid, Valencia y Nueva York. También él dispone de avión privado para sus desplazamientos. Antes de que Astroc saliera a Bolsa en mayo de 2006, una de las empresas del grupo, Rentalia Valencia, vendió al presidente de la misma compañía una aeronave valorada en 29,3 millones de euros. La venta se hizo a la sociedad de inversión de Bañuelos, CV Capital.

Fue una más de las operaciones entre Enrique Bañuelos, Astroc y sociedades controladas por el ex presidente de la inmobiliaria; las mismas que sirvieron para mantener la actividad de la compañía a falta de un mayor negocio inmobiliario.

La flotilla de 'Paco el Pocero'

Francisco Hernando, El Pocero, pilota Jets Personales. El empresario de la construcción es desde 2005 el administrador único de esta empresa con sede en Madrid dedicada a todos los negocios relacionados con la aviación; alquiler y comercialización de aeronaves, servicios de asistencia en tierra, mantenimiento de aviones y explotación de aeropuertos.

Según se refleja en las últimas cuentas presentadas por la compañía (de 2005, entregadas en junio de 2006), Jets Personales cuenta con 12,8 millones de euros destinados a la adquisición de aeronaves. En marzo de este año llevó a cabo una ampliación de 19,3 millones de euros, con lo que elevaba el capital de la compañía a 49,1 millones.

El diario La Razón publicó la semana pasada que Hernando ponía a la venta este negocio y que el empresario retendría uno de sus cuatro aviones. Cinco Días se puso en contacto con la empresa, que no confirmó dicha información.