Economía

El Ejecutivo rechaza dar a los hoteleros ayudas generalizadas

No habrá subvenciones indiscriminadas. El Gobierno está dispuesto a financiar la remodelación del sector turístico en España, pero siempre que el análisis de las necesidades se haga destino por destino. El objetivo es que vengan turistas que gasten más y recualificar los destinos de sol y playa.

El Ejecutivo rechaza dar a los hoteleros ayudas generalizadas
El Ejecutivo rechaza dar a los hoteleros ayudas generalizadas

El Ejecutivo no está dispuesto a repartir ayudas generalizadas al sector hotelero. Es la respuesta de la Secretaría General de Turismo ante la petición de ayudas fiscales realizada por la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat). En la misma, los empresarios solicitaban un IVA reducido y rebajas en las cotizaciones de los empleados para mejorar la ocupación hotelera en temporada baja y corregir la estacionalidad del sector en España.

Amparo Fernández, secretaria general de Turismo, asegura a Cinco Días que las ayudas se repartirán tras hacer un análisis sobre las necesidades destino por destino. 'Debe haber un cambio radical en la manera de definir el futuro del sector a corto plazo. No sólo hay que mirar el lado de la oferta, también el de la demanda. Hay que atraer a turistas que gasten más y recualificar los destinos de sol y playa'.

Estas ideas se han ido incluyendo en la fase de debate del programa Horizonte 2020, impulsado desde el Gobierno para revalorizar el sistema turístico español en los próximos trece años. Para ello ha creado distintos grupos de expertos que han realizado un diagnóstico sobre ocho asuntos estratégicos para el sector (competitividad, sostenibilidad, innovación, personas, conocimiento, marketing y productos).

Todos estos trabajos generarán un documento que será debatido por el Consejo Español de Turismo y la Conferencia Sectorial de Turismo, en la que están representadas las autonomías, en el mes de noviembre para ser finalmente incluido en el Plan Estratégico 2008-2012 para el Turismo en España.

La mejora de la competitividad es el primer objetivo del Plan y el mayor reto pasa por atraer turistas que gasten más en España y que vengan de mercados con mayor poder adquisitivo. 'Tenemos que acudir a segmentos de más valor. Tradicionalmente hemos sido el país receptor de la clase trabajadora de Europa y esa tendencia está cambiando; ahora sólo el 60% que viene pertenece a esos segmentos'.

En su opinión, el gran objetivo pasa por superar a Francia e Italia, 'que hasta ahora lideran el turismo cultural y gastronómico', sin dejar de lado el turismo de sol y playa.

'Soy una férrea defensora de ese turismo, ya que creo que sin ese segmento no seríamos nada', dice. Para la reestructuración del sector, Fernández apunta que debe haber una recualificación de los destinos de sol y playa para acabar con la imagen de un turismo decadente. La idea del Ejecutivo pasa por poner en marcha rehabilitaciones potentes de puntos turísticos del litoral, aún sin definir, que sirvan de referencia e impulso para cambiar la cara del turismo de sol y playa. Un buen ejemplo de cómo se deben hacer las cosas, según el Gobierno, es la Bahía de Palma de Mallorca, en la que está prevista la construcción de un tranvía, la semipeatonalización de la segunda línea de playa, el soterramiento de contenedores y líneas eléctricas y la mejora de accesos por carretera.

Con estas mejoras se pretende ofrecer un componente de calidad frente a la dura competencia de destinos como Egipto y Turquía, que han restado cuota de mercado al mercado español a través de fuertes bajadas de precios. 'Sin embargo, España cuenta con la ventaja de la estabilidad geopolítica y la seguridad frente a otros destinos más inestables', apunta.

Propuestas del programa horizonte 2020

Cómo retener el talento humano. Antes del comienzo del verano, los hoteleros expresaron sus quejas sobre la falta de mano de obra cualificada en el sector. Amparo Fernández señala que la principal preocupación del Gobierno se centra en que el empleo se tome como transitorio a otros sectores. 'Debemos buscar vías para retener el talento y reflexionar sobre las condiciones salariales del sector', señala.

Vender experiencias turísticas de España. Del trabajo realizado sobre los productos turísticos, la principal conclusión es que España tiene un fuerte déficit de comercialización. Los expertos creen que necesita vender lo que han denominado 'la España experiencial'. En su opinión, el sector turístico tiene que aprender a vender, por ejemplo, el turismo de tapas, el de monumentos o el de rutas enológicas.

Más obras para desplazarse mejor. La Secretaría General de Turismo ensalza los logros del Plan Estratégico de Infraestructuras y Transportes (PEIT), que permitirá un fuerte crecimiento de los desplazamientos internos. Un buen ejemplo es el AVE a Toledo, aunque desde el Ejecutivo se señala como principal obstáculo la falta de gestión. 'Hay destinos y productos, pero muchas veces no se sabe cómo venderlo'.

Acompasar ingresos y gastos. España es el primer país del mundo por superávit turístico, el segundo en ingresos y en llegadas. No obstante, los ingresos han crecido menos que los pagos en los últimos años. Los turistas que vienen a España hacen estancias más cortas y gastan menos, mientras que los españoles viajan más al extranjero. El Ejecutivo espera que España cierre 2007 como segundo en ingresos.