Negocio

Caja Madrid compra la torre Repsol, la más alta de España, por 815 millones de euros

Caja Madrid será el futuro inquilino de la torre Repsol, diseñada por Norman Foster y aún en construcción, situada en el Paseo de la Castellana, en los antiguos terrenos de la Ciudad Deportiva del Real Madrid.

La entidad dirigida por Miguel Blesa ha comprado el inmueble por 815 millones de euros, de los que desembolsará ahora el 70% y pagará el 30% restante en el momento de la entrega, prevista para el año 2009.

Caja Madrid no era la única compañía interesada en este edificio y tuvo que competir en la puja contra Colonial, la inmobiliaria controlada y presidida por Luis Portillo, Pontegadea, la inmobiliaria de Amancio Ortega, y Sacyr Vallehermoso.

El rascacielos de Repsol forma parte de un complejo de cuatro torres de 250 metros de altura que se levantan en los terrenos de la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid, en el Norte de la capital. Sacyr Vallehermoso ya es titular y promotor de una de estas torres. Las otras dos son de Inmobiliaria Espacio (Grupo Villar Mir) y de Mutua Madrileña.

Por su parte, Caja Madrid cuenta con otros tres edificios singulares en Madrid: su actual sede central, ubicada dentro del emblemático complejo Puerta Europa, la sede histórica y actual sede social (en Plaza de Celenque) y el centro informático de Las Rozas, premio de Arquitectura de la Comunidad de Madrid y 2º Premio Nacional de Arquitectura. La entidad no tiene, por el momento, ningún plan previsto para estos edificios.

Con la firma de Norman Foster

El rascacielos de Repsol YPF se construye a partir del diseño del arquitecto británico Norman Foster. Contará con 45 plantas, con tres volúmenes destacados en las fachadas. ACS y FCC son las encargadas de su construcción, una obra presupuestada en unos 350 millones de euros. La torre estaba inicialmente destinada a albergar las oficinas de la sede central de Repsol YPF en Madrid.

Su venta es por lo tanto consecuencia de la decisión de la compañía de replantearse esta decisión y ubicar sus instalaciones en un complejo con una estructura más horizontal que construirá en la zona de zona de Méndez Alvaro de Madrid. La compañía cuenta en la actualidad con una docena de edificios de los que tan sólo dos son de su propiedad: el centro tecnológico de Móstoles y el de sistemas ubicado en Tres Cantos. En el último año se ha desprendido de un total de cuatro activos inmobiliarios: dos plantas y dos edificios.