Emigración

La Cámara de Madrid formará a inmigrantes en su país de origen

La Cámara de Comercio de Madrid firmará de forma inminente un acuerdo con Marruecos para fomentar la contratación de inmigrantes en origen, a través de la formación. En los próximos meses, se firmarán acuerdos similares con Perú, Bolivia y Ecuador.

La Cámara de Comercio de Madrid iniciará en los próximos días su plan para el fomento de la contratación en origen, por el que ofrecerá formación en los sectores más demandados por el empresariado madrileño en Marruecos, Perú, Bolivia y Ecuador. La Cámara anunció ayer la inminente firma un acuerdo con la organización pública de empleo marroquí Anapec (equivalente al Inem español), por el que el Instituto de Formación Empresarial (IFE) se encargará de impartir en ese país cursos adaptados a las necesidades de las empresas madrileñas.

Según ha podido saber Cinco Días, en los próximos meses se buscarán acuerdos similares en varios países latinoamericanos, entre los que ya están confirmados Perú, Bolivia y Ecuador (este último, principal origen de la inmigración española). En estos tres destinos ya se han realizado estudios de mercado para evaluar las necesidades y capacitación.

Fuentes de la Cámara de Madrid explican que la duración de los cursos se establecerá en el entorno de un mes; los primeros trabajadores contratados en Marruecos por este sistema podrían llegar a España a finales de año, y los procedentes de América Latina, en el primer semestre de 2008. En la Cámara recuerdan que, desde el Gobierno de Madrid, se ha calculado en medio millón de inmigrantes las necesidades de la comunidad para los próximos años. El plan sobre Marruecos contará con nueve millones de euros de financiación, parte la cuál se logrará de los países de origen, otra del proyecto MEDA (migración euromediterránea) de la Unión Europea, y también de diversos ministerios. La Secretaría de Estado de Inmigración será la que valide documentalmente el acceso legal del inmigrante a España.

Las mismas fuentes explican que la Cámara quiere actuar de 'catalizador' de la necesidad de mano de obra, por parte de los empresarios, y la búsqueda de inmigración regular, por parte de las administraciones públicas. Los principales sectores sobre los que incidirá la información son la hostelería y el comercio, aunque desde la Cámara pretenden extender en el futuro los acuerdos al ámbito industrial.

Caldera pone el foco del Gobierno en Mauritania

España y Mauritania acordaron ayer la puesta en marcha de un proyecto de regulación de flujos migratorios por el cual el país subsahariano será 'prioritario' en el contingente anual de mano de obra extranjera, según anunció el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, en un viaje que le llevará hoy a Mali. El acuerdo se inscribe en el Plan África, que este año dedicará 700 millones de euros a frenar la salida de inmigrantes irregulares, favorecer la política de repatriaciones y fomentar la contratación en origen. Este proyecto se hará extensivo a Senegal y, previsiblemente, en los próximos a Gambia, Guinea Bissau, Sierra Leona o Guinea Conakry.

En el primer semestre, España ha favorecido la contratación de 1.500 trabajadores subsaharianos, además de 8.000 marroquíes. Trabajo espera que la cifra se duplique en el segundo.