Turismo

Los Alierta vuelven a invertir en Canfranc

El grupo Santa Cristina, participado por César Alierta, presidente de Telefónica y su familia, invertirá 90.000 euros para frenar el deterioro de la famosa fortificación militar de Coll de Ladrones en Canfranc (Huesca), cuya propiedad ostenta desde su subasta por parte del Ministerio de Defensa en 1990. La empresa de los Alierta acaba de destinar otros tres millones de euros al acondicionamiento del hotel que posee en la localidad pirenaica.

El gerente de la sociedad, Fernando Iranzo, señaló a Cinco Días que 'de momento, lo que pretendemos es frenar el deterioro del fortín para que esté en condiciones de abordar proyectos importantes para el desarrollo turístico de la zona'. Entre ellos se baraja la posibilidad de transformar la fortaleza en un hotel singular, que complementaría la oferta del Santa Cristina, que acaba de ser rehabilitado.

Iranzo subrayó que la participación de Alierta en el grupo 'es importante, no sólo en términos económicos, sino por el apoyo que supone para el desarrollo de una zona con muchos problemas. La sociedad funciona de manera autónoma y la contribución de César Alierta creo que está más motivada por su vinculación a la zona que por la mera rentabilidad'.

El Coll de Ladrones constituye una visita obligada para los turistas que visitan el Pirineo por la espectacularidad de las vistas y del propio edificio. El fortín fue declarado en 2006 Bien de Interés Cultural (BIC) por el Gobierno de Aragón y fue subastado por el Ministerio de Defensa, su anterior propietario, en 1990, por considerar que había perdido su tradicional utilidad estratégica. El baluarte se construyó sobre una fortaleza de 1758, abandonada oficialmente en 1801.

El futuro hotel aprovecharía especialmente la zona de la fortaleza que se destinaba a residencia de oficiales y enfermería y desde la que se ofrecen unas impresionantes vistas de paisaje de montaña.

A pesar de su deterioro, el fortín conserva sus bocas artilleras y defensas excavadas en roca. Iranzo señala que 'Coll de Ladrones tiene los recursos para convertirse en un referente turístico de la zona, pero la primera actuación pasa por frenar su deterioro'. Un proyecto que el Grupo Santa Cristina, como propietario de las instalaciones, se dispone a acometer de inmediato. Además del desbroce de los terrenos que rodean el fortín, se instalarán balaustradas de pletina de hierro y enrejados que permitan la visión de las instalaciones, pero cierren el paso a desaprensivos que han ido expoliando y deteriorando la parte externa del edificio.

Coll de Ladrones es uno de los ejemplos más valiosos de la arquitectura militar adaptada al terreno montañoso y como tal ha sido estudiada por numerosos especialistas.

Ejemplo de arquitectura militar

El fuerte es un claro ejemplo de arquitectura militar moderna adaptada a un medio montañoso. La roca, forma parte esencial del sistema defensivo, tanto o más que los muros de fábrica. A ese interés hay que añadir el hecho de conservar, como reliquia escondida, restos estimables de su precedente del siglo XVIII. En octubre de 1990 el Ministerio de Defensa español subastó el edificio, que fue adjudicado a Santa Cristina.