Medicamentos

Menos recetas médicas para reducir el gasto

Sanidad invertirá 38 millones en formación para que descienda el consumo de fármacos.

El Ministerio de Sanidad busca nuevas vías para adelgazar la factura del gasto farmacéutico. El 1 de marzo entró en vigor el nuevo sistema de precios de referencia de los medicamentos, para fomentar la introducción de genéricos en el mercado y rebajar en un 20% el coste de los fármacos con más de 10 años en el mercado. El Ejecutivo pretendía conseguir un ahorro anual de 636 millones de euros.

Sin embargo, el efecto positivo de ese ahorro se puede ver seriamente comprometido con el aumento del gasto detectado en los últimos meses. Desde un crecimiento marginal del 0,70% en marzo, el gasto volvió a repuntar un 7,9% en abril y un 2,54% en junio. La razón que explica esta tendencia alcista es que la bajada de precios se ha visto acompañada por un fuerte crecimiento de la población, en especial gracias a la fuerte llegada de inmigrantes.

Según los datos del avance del padrón, del 1 de enero de 2007, la población española en esa fecha era de 45 millones, con un crecimiento de 408.000 personas, de los que 338.000 correspondían a población extranjera. A mayor población, mayor número de recetas. En los últimos años, ante el fuerte avance del padrón, este indicador ha crecido en una horquilla entre un 3% y un 6% mensual.

Por ese motivo, el Ministerio acaba de aprobar una dotación inicial de 38 millones de euros que se repartirán a lo largo de este año entre las comunidades autónomas con dos objetivos: aumentar los programas de formación entre médicos para el uso racional de medicamentos e impulsar la aplicación de la receta electrónica. Este es el segundo año en el que Sanidad destinará una partida para este objetivo, ya que en 2006 dedicó 70 millones.

Los principales objetivos del programa es que los médicos receten medicamentos con principios activos genéricos, más baratos que los que tienen marca, y generalizar la receta electrónica, para que los doctores tengan un control más exhaustivo sobre el historial de recetas de sus pacientes.

La preocupación no es baladí. En 2006, los médicos del Sistema Nacional de Salud expidieron 795 millones de recetas, lo que supone 31 millones de recetas más que en 2005. El problema es especialmente acuciante en las comunidades autónomas con mayor población y con mayor proporción de población inmigrante, como Andalucía, Cataluña o Madrid. En algunas de estas comunidades, la población inmigrante supera en algunos casos el 10% del total de la población.

No obstante, el problema no es menos grave en aquellas comunidades donde más peso tienen las personas mayores de 65 años en la pirámide de población. En Asturias, Extremadura, Galicia, Castilla y León y Aragón, el número de personas por encima de los 65 años es superior a la media española. El protagonismo de este segmento de población ha disparado el gasto farmacéutico per cápita en estas comunidades, mucho más alto que en otras regiones más pobladas como Madrid y Cataluña. La razón fundamental es que en estas comunidades, el peso de la gente joven es superior al de la media.

Las que más dinero gastan por habitante son Asturias y Galicia, con 288 euros por habitante y año, seguidas por la Comunidad Valenciana (287), Extremadura (278), Aragón (272) y Murcia (267), según los datos de la patronal Farmaindustria, mientras que la media nacional se sitúa en 242 euros por habitante y año. En esta clasificación destaca la posición rezagada de Andalucía (222 euros) y Madrid (189). Estas tendencias, según el último informe de coyuntura de Farmaindustria, se han mantenido prácticamente inalterables en los últimos cuatro años.

Sin acuerdo en las patentes farmacéuticas

Farmaindustria y el Ministerio de Sanidad siguen sin encontrar puntos de acuerdo. A la propuesta realizada por Farmaindustria de invertir 300 millones de euros en la investigación de enfermedades raras a cambio de armonizar el sistema de patentes español con el europeo, la respuesta fue negativa por parte de la anterior ministra, Elena Salgado.

Con un nuevo inquilino en el ministerio (el científico Bernat Soria), Farmaindustria espera que Sanidad sea más receptiva, aunque la última decisión será de Industria.

Sin embargo no parece que vaya a ser fácil el entendimiento, ante la aprobación de una línea de ayudas de 20 millones de euros 'para continuar con la promoción de la investigación clínica independiente de la industria, en especial en enfermedades raras.'