Finanzas

Caja Madrid supera en el semestre el resultado obtenido en todo 2006

Caja Madrid cierra 'el mejor semestre de su historia', explican en la entidad. Ha ganado 1.073 millones, lo mismo que en todo 2006. La cartera de créditos ha dado un giro. Los destinados a vivienda suben el 11,6%, crecimiento muy por debajo del 35,6% de un año antes.

Caja Madrid quiso ayer presumir de resultados y no escatimó en elogios. Cerró el semestre con un beneficio atribuido de 1.073 millones, cifra que está ligeramente por encima de lo obtenido en todo 2006, ejercicio en el que ganó 1.033 millones; y es un 49,9% superior a los registrados en igual fecha del pasado año.

El crecimiento de los resultados ha sido impulsado por varios componentes. El fuerte tirón del negocio, los beneficios obtenidos por la puesta en equivalencia en el holding de seguros Mapfre-Caja Madrid y la inmobiliaria Realia, han ayudado a fortalecer la cuenta.

Pero no son las únicas partidas que han disparado las ganancias de la caja. La colocación en Bolsa del 21,5% de Realia, en la que la entidad madrileña tenía el 49,17%, le han aportado 209 millones de euros.

De esta cantidad 146,4 millones han ido a la cuenta, mientras que 75 millones se han destinado a un fondo que tiene por objetivo financiar la compra y alquiler de las 300 oficinas que abrirá la caja hasta el año 2010.

Las menores dotaciones por insolvencias en 58,3 millones de euros también forman parte del suma y sigue de los resultados del semestre. De cualquier forma, y según han reiterado fuentes de la entidad, sin la aportación de Realia ni de los dividendos de Endesa, en la que controla el 9,9%, el beneficio atribuido hubiera subido el 44,2%.

La eléctrica, de hecho, le ha sumado menos dividendos que un año antes. Ha ingresado por este concepto unos 135 millones de euros, frente a los 220 millones de un año antes.

Además, de lo destacado de sus resultados, llama la atención el giro de su negocio. Como varios bancos, Caja Madrid decidió hace tres años apostar por el crédito a pymes y empresas e ir rebajando poco a poco el peso de los préstamos hipotecarios en su cartera.

Para una caja de ahorros parece más difícil que para un banco emprender este camino, dado que siempre se ha pensado que una de las principales funciones de estas instituciones era financiar a los clientes a tipos atractivos, ya que ganar dinero podría ser más secundario al ser entidades sin accionistas.

Hasta ahora este giro estratégico era poco visible. Pero que en el semestre se ha desvelado como un cambio radical. El crédito a empresas se ha consolidado como el principal motor del crecimiento del conjunto de su inversión. Ha crecido el 28,6%, y ya representa el 40% del total del crédito de la caja.

El crédito al consumo subió el 23,8%, mientras que el destinado a la financiación a la vivienda sólo mejora el 11,6%. Un año antes, el crédito hipotecario subió el 35,6%, y ya hablaba de cierta desaceleración. Fuentes de la caja estiman que para el cierre del presente ejercicio prevén un crecimiento de la financiación hipotecaria del 14%.

El crédito a vivienda supone un 40% del total de su cartera crediticia, lo mismo que empresas, algo que todavía no es muy habitual entre las entidades. El hipotecario suele reinar sobre el resto.

La desaceleración de la financiación a la vivienda no tiene, en principio, nada que ver con un repunte de la morosidad. A diferencia de otras entidades, Caja Madrid no ha detectado más impagos. De hecho, su tasa de morosidad ha pasado del 0,66% de hace un año al 0,52% actual, razón por la que ha reducido sus provisiones.

Descarta hacer compras ahora

Caja Madrid descartó realizar compras a corto plazo. 'No es urgente', aseguraron ayer fuentes de la entidad. Pero quisieron dejar claro que la institución tiene solvencia para afrontar cualquier operación de adquisición, su ratio bis es del 12,9% y el core capital (el núcleo principal del capital) es del 6,9%. Por ello no necesitaría aumentar los recursos propios con el lanzamiento de cuotas participativas (producto similar a las acciones pero sin derechos políticos), ni crear un holding con sus participadas y sacarlo a Bolsa como han aprobado La Caixa y Bancaja. El ratio de eficiencia de Caja Madrid se situó en 30,7%, con una mejora de 1,5 puntos. También ha entrado en el selecto grupo de entidades con una cobertura para morosidad superior al 300%. Ha alcanzado en concreto el 318,3%.