Productos

Créditos personales para financiar las vacaciones

La demanda de préstamos personales crece con fuerza en esta época, aunque el tipo de interés supera el 9% TAE

Los gastos, como las bicicletas, son para el verano. O al menos eso se refleja del aumento de los créditos personales y del uso de las tarjetas en esta época del año. Los meses de verano y las Navidades son los momentos de mayor gasto entre los consumidores y las entidades están preparadas para financiar a quienes no tengan un bolsillo lo bastante holgado.

Los preparativos empiezan ya desde mayo, mes en el que comienza a aumentar la demanda de créditos al consumo, que se prolonga a junio y julio. Ibercaja señala que esa demanda crece el 27% en los meses de verano respecto al resto del año y Sabadell observa un crecimiento de solicitudes de préstamos en la época estival de más del 30% sobre la media del año.

'Los clientes cada vez programan con mayor antelación sus vacaciones. Aunque la solicitud de financiación no es sólo para un viaje sino también para la adquisición de un nuevo vehículo con el que poder disfrutar el verano. También en esta época se incrementan sustancialmente los préstamos destinados a las reformas del hogar', explica Albert Figueras, director de financiación de particulares de Banco Sabadell. Fuentes de Banco Pastor señalan que el 35% de los préstamos que se conceden en esta época del año son para la compra de coches, el 25% para reformas y el 10% para imprevistos, celebraciones y viajes.

De cara a esta demanda veraniega, Caja Duero ha lanzado un crédito sin intereses, con comisión de apertura del 2,75% y a devolver en un año. 'Los importes para vacaciones son de pequeña cuantía, entre 5.000 y 10.000 euros', explican en la entidad. Caja Madrid es otra de las entidades que ha puesto el foco comercial en los créditos al consumo con la llegada del verano y ha lanzado una campaña por la que suprime la comisión de apertura en los meses de junio, julio y agosto. Su previsión es que más de 50.000 clientes contraten algún tipo de crédito personal.

El tipo de interés nominal de estos créditos oscila en líneas generales entre el 7% y el 8%, a lo que hay que añadir una comisión de apertura que ronda el 2% y que está presente en la mayoría de las ofertas. Así, el interés TAE, que incluye todos los gastos, resulta en niveles cercanos o superiores al 9% e incluye también en muchos casos una comisión por amortización y cancelación anticipada. Devolver parte o la totalidad del crédito antes de lo previsto está penalizado por tanto con una comisión que puede alcanzar hasta el 3% del importe pendiente.

Pero como sucede en el común de los productos financieros, la vinculación del cliente con su entidad puede rebajar sustancialmente la factura del crédito. Citibank tiene un tipo de interés del 5,75% para sus mejores clientes, uno de los más bajos del mercado. Aunque las ofertas más competitivas se encuentran en las entidades especializadas en créditos al consumo. Cetelem, la filial del grupo francés BNP Paribas, ofrece un crédito a un interés nominal del 6,69% sin necesidad de cambiar de banco y sin comisión de formalización.

La contratación de un crédito al consumo por Internet también rebaja la factura del producto respecto a si se contrata en la oficina. Openbank ofrece un interés nominal del 7,5% y Uno-e, del 7,10%, ambos precios con la condición de domiciliar la nómina o el pago de recibos. Sabadell financia a un interés del 7,25% si el crédito se contrata online y al 8% si se suscribe en la oficina.

Junto con los créditos al consumo contratados expresamente, otra de las modalidades de financiación que resurgen en verano son los créditos preconcedidos. Es decir, las líneas de crédito que los clientes mimados de las entidades financieras tienen a su disposición sin necesidad de un estudio previo. El banco o caja ya conoce al cliente, que presenta un perfil de riesgo adecuado para el que la entidad tiene preparada la concesión de un crédito al consumo en el momento en que lo requiera. Las condiciones son incluso más atractivas que las habituales para el común de la clientela. Por ejemplo, Openbank explica que el interés del crédito preconcedido es del 5,84% nominal y sin comisión de apertura.

La entidad online recuerda que además de los créditos, el verano propicia un mayor uso de las tarjetas de crédito con lo que son frecuentes las llamadas urgentes de clientes para solicitar ampliaciones del límite de gasto disponible.

Más rapidez en la banca tradicional

Bancos y cajas han comenzado a agilizar al máximo la tramitación de las solicitudes de créditos al consumo para hacer frente a la feroz competencia de las entidades especializadas en créditos rápidos. Estas compañías son el destino de los clientes más apremiados de financiación y que menos pueden esperar, aunque tantas prisas pasen luego factura con tipos de interés más elevados que los de las oficinas bancarias tradicionales.

Santander Consumer, la filial de financiación al consumo del grupo que preside Emilio Botín, lanzó una modalidad denominada Crediágil para no dejarse comer terreno ante el empuje de financieras extranjeras como Eurocrédito y Cofidis. Popular también bajó a la arena de los créditos rápidos a través de su filial de Internet. Pero la agilidad en la concesión del crédito, con los trámites administrativos reducidos al mínimo y respuesta casi inmediata, supone tipos de interés que superan el 20% TAE.

Aunque con menos celeridad, algunas entidades están reduciendo los tiempos al máximo. Unicaja oferta el denominado Crédito Instantáneo, con un corto periodo de tramitación, a un interés desde el 7,5% y con una comisión de apertura del 1%.

Por su parte, Bancaja se compromete a responder en 24 horas a las solicitudes de crédito realizadas por teléfono o Internet, con un tipo de interés desde el 6,75%.