Prestaciones

La paga de 2.500 euros por hijo requerirá dos años en España

El Parlamento decidirá el plazo de natalidad que da derecho a 2.500 euros

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, anunció el viernes que el Parlamento deberá decidir si se amplía o no el pago de 2.500 euros por hijo a los nacidos a partir del 1 de enero de 2007, en lugar de sólo a aquellos que nacieron a partir del 3 de julio, tal y como aparece en el proyecto de ley que aprobó el viernes el Consejo de Ministros. Esto supondría aumentar el número de perceptores.

En concreto, De la Vega explicó que 'el Ejecutivo tiene la primera palabra pero que es el Parlamento es el que decidirá al final'. Lo que es seguro por ahora es que los 2.500 euros por cada hijo nacido o adoptado desde el 3 de julio se podrán empezar a solicitar el lunes. Aunque no se podrán cobrar hasta diciembre ya que el Parlamento aún tiene que tramitar la ley. Allí el Gobierno necesitará el apoyo de otros grupos de las Cámaras.

Formulario o internet

Para solicitar la ayuda económica habrá que presentar un formulario que se podrá obtener en las delegaciones de Hacienda y de la Seguridad Social, o en las páginas web de los Ministerios de Economía y Trabajo y se abonará en un pago único mediante cheque o transferencia bancaria. Se trata de una deducción fiscal cuyo abono adelanta el Estado. Los que no trabajan lo recibirán de la Seguridad Social. El coste previsto para este año es de 600 millones.

En el Consejo de Ministros el Gobierno también aprobó una nueva dotación de 4.300 millones de euros para el Fondo de Reserva de la Seguridad Social, con lo que sumará 45.046,54 millones. Esto equivale a un 4,6% del PIB, y garantiza el pago de la nómina de pensiones durante ocho meses.

Dos años de residencia en España

Otra de las novedades que desveló la vicepresidenta tras el Consejo de Ministros es la exigencia de que los inmigrantes acrediten al menos dos años de residencia en España si quieren optar a la prestación de 2.500 euros por hijo nacido. Dos años que se contabilizarán con carácter previo al nacimiento del bebé. Este apunte influirá en la ayuda total que tenga que desembolsar el Ejecutivo si se tiene en cuenta que el 16,5% de los nacimientos el pasado año fueron por parte de mujeres inmigrantes.