Cotizaciones

Invertir en Wall Street con horario español

Los ETF ligados al Dow Jones y al Nasdaq no siguen el mismo reloj que su referente

Comprar y vender en Wall Street mientras el bajo Manhattan duerme a pierna suelta. Los fondos cotizados (ETF, en sus siglas en inglés) que replican los índices Dow Jones y Nasdaq, que se estrenaron ayer en la Bolsa madrileña, siguen los horarios del mercado español mientras sus referentes se mueven a seis horas de distancia. 'Durante una parte del día hay una diferencia respecto el valor al que haya cerrado el índice', admite Adrián Julià, director de productos cotizados de Société Générale (SG).

Los ETF transatlánticos, inéditos hasta ayer en España, viven sujetos al desfase horario: cuando abre el parqué madrileño sus referentes están inmersos en la madrugada neoyorquina; y cuando Wall Street echa humo, los ETF arrían velas junto al resto de plazas europeas.

'En España no hay suficiente demanda como para alargar los horarios', aclara Julià, medida que sí se ha aplicado en la Bolsa alemana. Cuando los ETF cierran, su referente estadounidense sigue cotizando, con lo que al día siguiente empiezan a negociar con un valor distinto al que cerró la sesión anterior. Para saldar estos desajustes los ETF siguen, en ausencia de los referentes de Wall Street, los futuros sobre los índices estadounidenses que sí cotizan en horario europeo. 'No es ningún problema porque el futuro está perfectamente en línea con la apertura del índice', asegura Julià. 'Aunque esta situación puede confundir al inversor inexperto', advierten desde la firma de análisis de fondos Profim.

En el sector de los fondos cotizados, donde la operativa ya compleja de por sí dificulta su penetración en el mercado, esta vuelta de tuerca puede aumentar los recelos del inversor particular. 'A la larga el inversor se acabará acostumbrando, porque estos fondos se utilizan para plazos largos', señala la analista Laura Casuso, 'y la diferencia horaria casi no afecta a su rendimiento'.

Pero que el inversor acabe por familiarizarse con este tipo de productos requiere más tiempo que el año. 'Todavía es demasiado pronto', opina Gilbert Pla, director de SG en España, 'avanzando a buen ritmo. Pero hace falta que el inversor entienda mejor el producto, que se dé cuenta de sus posibilidades e invierta más'. Los ETF transatlánticos saldaron su estreno con 1.000 títulos negociados y cerraron con 53.090 euros invertidos. Mientras, Wall Street seguía abierto.