Petróleo

Cepsa invierte 700 millones en Corea para abastecer el mercado chino

El grupo petrolero español Cepsa tiene previsto invertir unos 700 millones de euros en Corea del Sur en el desarrollo de una planta de producción de aromáticos (benceno, tolueno y xileno) y en la compra de otra fábrica ya existente en la refinería que Hyundai Oil (HDO), tiene en la ciudad de surcoreana de Seosan.

El protocolo firmado ayer en Madrid por los presidentes de ambas empresas, Carlos Pérez de Bricio y See Young Tae, así como por el gobernador de la provincia coreana de Chungnam y el alcalde de Seosan formalizaron el apoyo institucional al proyecto, que supone el primer paso en la estrategia de expansión de Cepsa en el continente asiático.

Una vez finalizados los trabajos en las operaciones preliminares de ingeniería y el estudio de viabilidad, los Consejeros de Cepsa y de HDO constituirán una empresa conjunta al 50% para llevar a cabo las inversiones, según el comunicado enviado ayer a la CNMV por la compañía española.

La producción de ambas plantas, con capacidades de 400.000 toneladas métricas de benceno y cerca de 1.200.000 al año de paraxileno, se destinará a nuevos desarrollos en el mercado chino. El acuerdo tendrá una validez de cinco años y el respaldo de la administración surcoreana en todas las fases de ejecución del proyecto.

La inversión forma parte del plan 2007-2011 de Cepsa, periodo en el cual la petrolera española planea invertir unos 5.000 millones de euros para mantener el nivel de reservas a medio y largo plazo y diversificarlas geográficamente.

Hyundai Oilbank opera en refino, distribución y producción de productos petrolíferos, y es uno de los primeros grupos por producción en Asia de paraxileno y benceno.

Tanto Cepsa como Hyundai Oil cuentan en su accionariado con International Petroleuman Investment Company (Ipic), la petrolera de Abu Dhabi.

l Un centenar de distribuidores de gas butano se manifestaron ayer ante Industria exigiendo al gobierno un reglamento propio y un nuevo sistema de retribución. Los convocantes no descartan recurrir al paro en septiembre 'como última posibilidad'.