Francia

Sarkozy consigue el visto bueno de la UE a sus planes fiscales

Los ministros de Economía de la zona euro aceptaron anoche la petición de clemencia fiscal del presidente francés a cambio de que éste presente más reformas que mejoren la recaudación presupuestaria y acorten el déficit de Francia.

Sarkozy cumplió la promesa y se presentó ayer en Bruselas para defender sus planes presupuestarios (que retrasan de 2010 a 2012 el objetivo pactado de equilibrio fiscal) en plena reunión de los ministros de Economía de la zona euro (Eurogrupo). La nueva ministra francesa, Christine Lagarde, que se estrenaba en el Eurogrupo, llegó antes que su presidente y asistió en solitario a la parte más formal del encuentro. Evitó así, en cierta medida, la embarazosa situación de presentarse tutelada por su jefe.

Pero el hiperactivo presidente francés ya había conseguido, como cada vez que se desplaza, acaparar toda la atención y centrar el encuentro en sus propuestas.

Las opiniones eran conocidas: Sarkozy quería una tregua fiscal que cubriera todo su mandato, para poder acometer reformas estructurales y rebajas fiscales que aceleraran el crecimiento de la economía francesa.

Sarkozy intentó demostrar que su plan encaja con el nuevo Pacto de Estabilidad, el cual tolera ciertas relajaciones presupuestarias. El presidente francés tuvo que soportar las reprimendas del resto del Eurogrupo que, en boca de su presidente, el luxemburgués Jean-Claude Juncker, indicaron al jefe del Estado francés que los compromisos presupuestarios deben ser respetados por todos, incluido él. Sin embargo, Sarkozy arrancó a última hora la clemencia del grupo. El presidente se comprometió a que el déficit francés en 2008 sea menor que el que registre este año y a equilibrar las cuentas en 2010 'si lo permite el crecimiento y si no, en 2012'. El plan de Estabilidad francés será presentado en septiembre (antes de lo habitual) para que Bruselas lo estudie detenidamente. En él se incluirán nuevas reformas económicas que hagan aumentar la recaudación del Estado francés por encima de lo previsto anteriormente.

Calma para elegir al sucesor de Rato

Después de un fin de semana de incesantes quinielas sobre el sucesor de Rodrigo Rato al frente del FMI, los encargados (en teoría) de elegirlo pidieron calma.

Ese fue el mensaje ayer de los ministros de Economía de la zona euro, que hoy se reunirán en Bruselas con el resto de sus homólogos de la UE para un primer sondeo sobre posibles candidatos. La elección no parece probable que se produzca antes del mes de septiembre. El vicepresidente Pedro Solbes, reclamó definir antes el perfil del candidato antes de buscar nombres.

De momento, sólo el presidente francés, Nicolas Sarkozy, se ha precipitado a proponer a su antiguo rival, Dominique Strauss-Kahn. Nadie en Bruselas cuestionó ayer sus credenciales. Incluso Juncker apoyo esta posibilidad. Pero la mayoría de los ministros pidieron tiempo para evaluar a más aspirantes. El propio Strauss-Kahn guarda silencio, a la espera de la reacción de Washington a su perfil: francés, socialista y crítico con la invasión de Irak.