Política

Economía intentará dejar encauzados los Presupuestos a finales de mes

Superado con éxito el Debate del Estado de la Nación, el Grupo Parlamentario Socialista prevé sentarse a negociar los Presupuestos de 2008 con los distintos portavoces en el Congreso a finales del presente mes de julio para intentar dejar encauzado un principio de acuerdo que este año se presenta más difícil de conseguir debido a la proximidad de las elecciones generales.

El Grupo Socialista ya ha mantenido algunas conversaciones informales con sus socios tradicionales en el Congreso para pulsar su disposición a negociar los Presupuestos del año que viene. También ha tenido ocasión de explorar su actitud en dos momentos recientes: la aprobación del techo de gasto de 2008 y de las resoluciones sometidas a votación en el reciente debate del estado de la nación.

En la primera ocasión, el Ministerio de Economía ya pudo percibir las dificultades que tendrá este año para pactar las cuentas de 2008: sólo Coalición Canaria y el Partido Nacionalista Vasco se sumaron al PSOE a la hora de aprobar un techo de gasto de 152.560 millones.

El resto de los socios que habitualmente han acompañado a los socialistas en esta legislatura no se sumaron al voto en contra del PP, pero optaron por la abstención. Más complicada todavía fue la votación en el Senado, donde el Gobierno salvó el acuerdo gracias a la ausencia de 22 senadores del PP. En esta votación se aprobaron también los objetivos de estabilidad presupuestaria del Ejecutivo para el periodo 2008-2010, en el que se prevé un superávit de las administraciones Públicas equivalente al 1,15% del PIB en cada uno de los tres ejercicios.

La votación de las resoluciones presentadas en el reciente debate parlamentario ha arrojado una fotografía distinta, más favorable para el Gobierno, puesto que consiguió enmendar propuestas de carácter económico con todos los socios habituales, sobre todo con CiU, en lo que algunos medios han interpretado como un cambio de alianzas que tendrá también su reflejo en el debate presupuestario.

Inversiones en Cataluña

El PSC y CiU han conseguido que en el cálculo de las inversiones en infraestructuras destinadas a Cataluña no sólo se vayan a tener en cuenta el año que viene las partidas procedentes de los Ministerios de Fomento y Medio Ambiente, sino también las del resto de los departamentos, por lo que parece asegurado que en 2008 Cataluña dispondrá de más dinero que este año. Esta cesión del Gobierno puede servir de alguna forma para neutralizar el frente común propuesto por Esquerra Republicana para que las distintas formaciones políticas de esta comunidad defiendan juntas los intereses de la misma en la negociación que está a punto de iniciarse.

Fuentes socialistas consideran difícil la negociación presupuestaria que comenzará a finales de este mes de julio, entre otras razones porque 2008 será un año electoral y desde el Gobierno ya se ha iniciado de alguna manera la subasta de ofertas con la iniciativa de acompañar con 2.500 euros cada nacimiento.

En teoría, anuncios de esta naturaleza harán la negociación más complicada puesto que cada grupo querrá ponerse su 'medalla electoral' y venderá caro sus apoyos, reconocen fuentes socialistas. No obstante, el éxito obtenido por José Luis Rodríguez Zapatero en el debate del estado de la nación es posible que facilite el entendimiento con los diferentes grupos parlamentarios, puesto que han salido del mismo con la sensación de que el PSOE será el partido ganador en las próximas elecciones generales y, por tanto, con el que habrá que entenderse en la novena legislatura.

Traspaso de cercanías

Esquerra Republicana de Cataluña venderá este año más caro su apoyo presupuestario y ha anticipado que, por el momento, va a negociar con el Gobierno su abstención a los mismos. Su secretario general, Joan Puigcercós, advirtió ayer que el traspaso de cercanías de Renfe a Cataluña sólo será efectivo si está en los Presupuestos del Estado y es acordado en la correspondiente Comisión bilateral.

Mayor dotación para la Ley de Dependencia en 2008

La financiación de la Ley de Dependencia será uno de los temas estrella en la próxima negociación presupuestaria, después de que Esquerra Republicana de Cataluña consiguiera colar, con la ayuda del PP, una resolución en el reciente debate del estado de la nación por la que se insta al Gobierno a crear un fondo extraordinario de 1.000 millones de euros para complementar las partidas dedicadas a este fin.

En otra resolución conjunta que han defendido el PSOE, Izquierda Unida y el Bloque Nacionalista Gallego se compromete al Ejecutivo a que el aumento presupuestario para atender a las personas dependientes no sea inferior en 2008 al 25% de lo presupuestado para este año: 400 millones.

Las formaciones políticas más interesadas en que aumente la dotación presupuestaria destinada a la ley de Dependencia son, lógicamente, las que gobiernan las principales comunidades autónomas, sobre todo el PSOE y el PP, que se reparten la mayoría de ellas.