Mercados

El efectivo negociado en la Bolsa crece un 62% en el primer semestre

Récord de negociación en la Bolsa española. El volumen negociado en la renta variable ascendió a 859.231 millones en el primer semestre del año, lo que representa un incremento del 62% en la contratación. La proliferación de operaciones corporativas, muy particularmente la batalla por Endesa, está detrás del interés de los inversores.

Apesar de toda la visión negativa que gravita sobre el sector inmobiliario y de la construcción y de la salida de muchos fondos extranjeros, el hecho es que el dinero sigue fluyendo a espuertas hacia la Bolsa. El holding de Bolsas y Mercados Españoles (BME) publicó ayer los datos de negociación en los que se refleja que en junio se cumplieron 10 meses consecutivos con volúmenes mensuales por encima de los 100.000 millones en la negociación de acciones. En lo que va de año ya se han negociado 859.231 millones de euros, un 62% más que hace 12 meses y equivalente al 75% de todo lo negociado en 2006.

'Lo que se observa es que en los periodos de fuertes caídas, como en febrero o mayo pasados, hubo grandes salidas de capital, pero luego los rebotes han llegado con muchísima fuerza. Esto indica que en cuanto hay una ligera corrección, el dinero vuelve a salir inmediatamente a la compra de valores, lo que le da un soporte muy sólido al mercado', valora Alejandro Babío, de Fineco.

Pese a que el mes pasado se cerró con un retroceso del 2,85%, la mayor caída del año, la negociación alcanzó dimensiones históricas. El efectivo negociado en el Sistema de Interconexión Bursátil Español (SIBE) ascendió a 180.395 millones, un aumento del 93% sobre junio de 2006. El número de negociaciones fue de 3,1 millones, un 73% más que hace 12 meses.

Hay un contraste notable en la primera jornada de junio y la de ayer. El 1 de junio se negociaron más de 13.400 millones, fue el día con más volumen, y el Ibex registró un avance del 1,12%. En el estreno de este mes, el volumen neto apenas superó los 3.300 millones de euros y el Ibex terminó cediendo un 0,59%, aunque conservó los 14.800 puntos y concluyó en 14.804,7.

El mejor valor del día fue Gamesa (2,59%), seguida de Repsol (2,39%) y la aseguradora Mapfre (0,82%). Entre las mayores pérdidas destacan las de la inmobiliaria Colonial, que cedió un 2,7%, Iberdrola (-2,62%) y ACS (-2,54%). Si bien, conviene recordar que en los últimos tres casos, estas compañías han pagado dividendos. Sin tener en cuenta el efecto de ese pago, ACS habría limitado sus pérdidas a un 0,75% e Iberdrola habría cedido un 1,22%.

Los expertos coinciden en señalar que se presenta un verano débil en lo que se refiere a la Bolsa. 'En estos momentos, el mercado no tiene dirección. Ahora no existen argumentos para estar fuera, pero tampoco los hay que justifiquen estar sobrecomprado', apunta Alberto Roldán, de Inverseguros, una firma que aconseja limpiar la cartera y centrarse en valores defensivos de cara al verano.

Desde M&G Valores se aconseja apostar por empresas que tengan un cierto perfil internacional y se vean menos afectadas por el pesimismo que invade a sectores como banca, inmobiliaria y construcción. 'Compañías como Tubacex, CAF y Uralita resultan interesantes', recomienda Nicolás López, de M&G Valores.

La debilidad fue ayer la tónica en las principales plazas financieras. El Dax de Fráncfort cedió un 0,61%, el Cac de París, un 0,46% y el Footsie de Londres, un 0,26%. Los malos resultados de la Bolsa europea contrastan con la sesión positiva de Wall Street. Los buenos datos de actividad manufacturera permitieron que el S&P 500 (1,07%) y el Dow Jones (0,95%) enfilen de nuevo el camino a los máximos históricos. El Nasdaq mejoró un 1,12%.

Los dividendos le restan un 0,55% al índice

Llega una nueva oleada de dividendos. Sólo ayer, el volumen de dividendos pagado por empresas cotizadas rebasó los 3.257 millones de euros. Nueve empresas listadas en el Ibex 35 hicieron efectivos 2.966,1 millones de euros en dividendos. Este volumen, que se descuenta de las cotizaciones, equivale a 82,54 puntos del Ibex, lo que implica una merma para el índice del 0,55%.

Es decir, si no hubiera sido por el efecto dividendo, el Ibex habría perdido ayer sólo un 0,04%, en lugar de la caída del 0,59% que registró al final el índice. El efecto de los dividendos es más que notable en muchos casos. Es significativo el de Endesa, que sin el efecto de esta remuneración habría logrado un avance del 0,33%, mientras que al tener en cuenta el dividendo, terminó registrando una caída del 1,59%. La tecnológica Indra cedió un 0,65%, sin tener en cuenta el dividendo habría ganado un 1,71%. Sin el impacto de los dividendos, el Ibex ganaría en el año un 6,74%, frente al 4,65% oficial. La rentabilidad media por dividendo del Ibex 35 es del 2,82%.

Factores clave a seguir en Bolsa durante el verano

Las estadísticas dicen que el verano no suele favorecer a la Bolsa. En los últimos 10 años, el Ibex ha saldado con pérdidas 11 de los 20 meses de verano, tomando estos como exclusivamente julio y agosto. Los números rojos han llegado a ser de escalofrío, como el 9,6% que se perdió en julio de 2002 o el 21,2% de agosto de 1998. Lo normal, no obstante, es que sean meses tranquilos. Para este año, los expertos aconsejan vigilar petróleo, divisas y bonos y apostar por valores con elevada visibilidad de resultados.

Petróleo. El barril de crudo Brent, el de referencia en Europa, ha subido un 37,6% desde los mínimos de enero y ha recuperado la cota de los 70 dólares. La incursión israelí en Líbano llevó el año pasado al crudo a su máximo histórico (78,3 dólares) y los factores de demanda suelen hacer de julio y agosto meses propicios para la escalada del crudo.

Divisas. El cambio del euro ha vuelto a superar los 1,36 dólares y se acerca a máximos históricos. En esta trayectoria tiene que ver el nuevo escenario de tipos. El BCE ha llevado el precio del dinero al 4% y se da por hecho que llegará pronto al 4,5%, la duda es dónde parará la subida. Esta dinámica favorece la fortaleza del euro y pesa sobre la renta fija a largo plazo, los bonos están al precio más bajo en cinco años.

Valores. Los analistas recomiendan apostar por valores con gran visibilidad de resultados, como pueden ser concesionarias, aseguradoras y valores industriales.

El S&P 500, barato

La relación entre el precio de los títulos y los beneficios esperados por acción, el PER, de las empresas que cotizan en el S&P 500 arroja un promedio de 16 veces. Se trata del ratio de valoración más bajo desde 1995, a pesar de que el índice gana un 19,3% en el año.